Material académico dígital en pdf gratuito para estudiantes y profesores

LIBRO DE ATLAS DE GEOGRAFIA UNIVERSAL DE QUINTO DE PRIMARIA RIEB 2013 SEP MEXICO GRATIS TEXTO PDF

La publicación de los libros de texto gratuitos y de los materiales de apoyo  al trabajo docente, así como su mejoramiento permanente, son tareas sustantivas de la Secretaría de Educación Pública. La primera edición del Atlas de geografía universal se distribuyó en 1993, en el marco de los cambios a los planes y programas de estudio de la educación básica. Para mantener su vigencia como fuente de consulta actualizada, a siete años de distancia se hizo necesaria su renovación. Para ello, se tomaron en cuenta los comentarios y observaciones de especialistas, maestros y, sobre todo, de los alumnos y las alumnas, quienes se interesaron por hacer una lectura cuidadosa y enviaron a la Secretaría sus sugerencias. Asimismo, en este
lapso, mucha de la información sobre los diferentes temas que contiene el atlas ha variado; en consecuencia, los datos han sido actualizados y se ha renovado toda la cartografía. Esta nueva edición del Atlas de geografía universal fue preparada con el propósito de que su contenido dé al lector una visión de conjunto del mundo contemporáneo. Su presentación tiene un nuevo formato que permite organizar mejor los temas y contar con mapas de un tamaño que facilita la lectura.
El Universo 6
¿Qué es el Universo? 6
El Sol y el Sistema Solar 7
Otros cuerpos celestes 8
II. El planeta Tierra 9
Su origen 9
Capas terrestres 10
Su forma 11
Sus movimientos 12
Sistema Sol-Tierra-Luna 13
Los eclipses 13
Las mareas 14
III. Representación de la Tierra 15
Las proyecciones cartográficas 16
Las coordenadas geográficas 17
Elementos de los mapas 18
Husos horarios 19
IV. El planeta: aspectos físicos 20
Deriva continental y tectónica de placas 20
Vulcanismo y sismicidad 22
Principales formas del relieve 24
El agua en la Tierra 32
El ciclo hidrológico 32
Las corrientes marinas 33
Los vientos 40
El clima 42
Las regiones naturales 42
Hielos perpetuos 44
Tundra 44
Bosque de coníferas 44
Bosque templado 45
Contenido
Vegetación mediterránea 45
Bosque subtropical 45
Selva 45
Sabana 46
Pradera y estepa 46
Desierto 46
V. El planeta y el ser humano 53
División política 53
Población mundial 60
Distribución de la población 61
Religiones en el mundo 63
Lenguas 64
El patrimonio mundial de la humanidad 66
Patrimonio cultural 66
Patrimonio natural 67
Sitios patrimoniales 67
Actividades económicas 68
Sector primario 69
Sector secundario 73
Industria manufacturera 74
Producción y consumo de energía 75
Sector terciario 76
Bienestar, salud y educación 76
Otras actividades del sector terciario 77
Bloques económicos 78
La contaminación 79
VI. México en el mundo 80
Ubicación geográfica y extensión territorial 80
División política 83
La población de México 84
Actividades económicas 86
El deterioro ambiental en México 87

CLICK AQUI PARA OTRA OPCION DE DESCARGA PDF
Este atlas es un material de consulta que se distribuye a todos los niños y niñas que cursan el quinto grado de educación primaria. Uno de sus principales propósitos es que los alumnos de este grado comprendan mejor el mundo contemporáneo y que, al hacerlo, aprendan además a obtener y utilizar información geográfica básica. El contenido del Atlas de geografía universal está organizado en seis bloques temáticos. El primer bloque, titulado “El Universo”, presenta la ubicación de nuestro planeta como parte del Cosmos y del Sistema Solar. El segundo se denomina “La Tierra” y explica el origen, forma, capas y movimientos de nuestro planeta. El tercer bloque, “Representación de la Tierra”, hace referencia a la forma en que surgió la cartografía y los elementos que se toman como base para la elaboración de mapas. En el cuarto bloque se explican los aspectos físicos de nuestro planeta para conocer su configuración actual. “El planeta y el ser humano” es un bloque que abarca temas de actualidad referentes a distintos aspectos sociales y económicos del mundo. El sexto y último bloque contiene temas relacionados con aspectos físicos y sociales de la República Mexicana y una reflexión sobre la presencia de nuestro país en el mundo. La Secretaría de Educación Pública invita a maestros, padres y alumnos a enviar sus comentarios y sugerencias. Estas aportaciones serán estudiadas con atención y servirán para mejorar y actualizar los materiales educativos de manera sistemática y permanente.

¿Qué es el Universo?
El Universo está formado principalmente por miles de millones de estrellas, nubes de gas y polvo cósmico. Al Universo también se le llama Cosmos, que significa orden o estructura. Es tan grande que aún no se conoce cuál es su dimensión real, si tiene o no límites, ni lo que se encuentra más allá. Se sabe, sin embargo, que una forma en la que se agrupan millones de estrellas son las galaxias, de las cuales hay cientos de millones. Una de ellas, la más estudiada, es la Vía Láctea. Tiene forma espiral y contiene más de cien mil millones de estrellas, entre las que se encuentra el Sol.

El Sol y el Sistema Solar
El Sol está situado en uno de los extremos de la Vía Láctea. Tiene un diámetro aproximado de 1 392 000 km y a su alrededor giran los planetas, siguiendo siempre la misma ruta, a la que se llama órbita. El Sol y sus ocho planetas forman el Sistema Solar. A los cuatro planetas más cercanos al Sol se les llama interiores y son los planetas sólidos. A los cuatro restantes se les llama exteriores, todos son gaseosos y están rodeados por anillos. La Tierra, el lugar que habitamos,  es, en orden de su cercanía con el Sol, el tercero de los ocho planetas del Sistema Solar. Los otros son Mercurio, Venus, Marte, Júpiter, Saturno, Urano y Neptuno. Algunos de estos planetas tienen uno o varios satélites que giran en torno a ellos. Por ejemplo, la Luna es el satélite natural de la Tierra. También otros satélites de los planetas tienen nombre, como algunas de las 63 lunas de Júpiter; Tritón, de Neptuno; y Miranda, de Urano, entre otros.

Otros cuerpos celestes
En el Sistema Solar existen astros de menor tamaño, como los planetas enanos, los asteroides, los meteoritos y los cometas. Los planetas enanos tienen forma semejante a una esfera, pero cerca de sus órbitas existen cuerpos celestes menores. Los asteroides también giran alrededor del Sol, sobre todo en una zona entre Marte y Júpiter que se conoce como el Cinturón de Asteroides. A su vez, los meteoritos son fragmentos de materia que proceden del espacio exterior y que, si se acercan a la Tierra, son atraídos por ella. Al entrar en la atmósfera se incendian y pueden verse a simple vista durante la noche; la mayoría se desintegra antes de tocar la superficie terrestre. Los cometas son cuerpos de hielo y polvo que giran alrededor del Sol en órbitas más grandes que las de los planetas; por eso tardan varios años en poder ser observados desde la Tierra. En los últimos años los astrónomos han descubierto nuevos cuerpos celestes que forman parte de nuestro Sistema Solar. En algunos casos, todavía no se define con certeza si se trata de planetas, asteroides o de algún otro astro. También se han reclasificado algunos cuerpos celestes, por ejemplo Plutón, que en agosto de 2006 fue denominado planeta enano.

Su origen
La Tierra se formó hace 4 600 millones de años. Una de las teorías acerca del origen del Sistema Solar sostiene que, en un principio, éste era parte de una inmensa nube caliente integrada por gas y polvo, la cual se fue condensando en diversos lugares hasta enfriarse y volverse materia sólida. Así, fragmentos de materia de esa nube formaron la Tierra, que al principio era una esfera caliente de roca fundida. Pasó mucho tiempo antes de que la superficie se enfriara hasta convertirse en una corteza sólida; en cambio, la roca del interior permaneció fundida. Conforme el planeta se enfriaba se desarrolló una intensa actividad sísmica y volcánica que provocó la emisión de gases en grandes cantidades, entre ellos hidrógeno y amoniaco. Por la acción de los rayos solares y de múltiples procesos químicos, los gases se separaron y formaron vapor de agua que, al condensarse, cayó a la tierra como torrentes de lluvia. Pasaron millones de años antes de que se formara una atmósfera primitiva y surgieran los océanos. Tuvieron que pasar entre mil y dos mil millones de años más para que se originaran los primeros seres vivos, muy probablemente en las lagunas y los pantanos. Después se desarrollaron organismos simples, como las bacterias, y luego otros organismos más complejos, entre ellos las algas y diversas plantas y animales

Su forma
Pasaron miles de años antes de que la humanidad
descubriera y comprobara que la Tierra es redonda.
La observación de los astros, los instrumentos de
medición astronómica que se han inventado, así
como los viajes de exploración por mar y los viajes
al espacio exterior, ayudaron a demostrar que nuestro
planeta es semejante a una esfera.
La forma de la Tierra se debe a la fuerza de gravedad y a que
nuestro planeta gira sobre su propio eje. En los orígenes, la Tierra
era como una enorme roca giratoria envuelta por gases; los minerales
más pesados poco a poco se concentraron hasta formar un núcleo, mientras
los más ligeros, junto con los gases, formaron las capas exteriores.
La gravedad no sólo actúa en la Tierra, sino en todo el Universo.
También determina la forma y las órbitas de los planetas.
Esto se debe a que los cuerpos celestes ejercen fuerza
entre sí y atraen a los que están a su alrededor. Por
ejemplo el Sol, que es de mayor tamaño, atrae a los planetas
y los mantiene en sus órbitas. A su vez, los planetas atraen
a los satélites, los cuales permanecen girando alrededor de aquéllos.

Sus movimientos
Nuestro planeta tiene dos movimientos principales: el de traslación y el
de rotación. Para dar una vuelta completa alrededor del Sol, la Tierra tarda
aproximadamente un año: 365 días y seis horas. Cada cuatro años esas
seis horas se suman y forman un día que se agrega a los 365. A esos años de
366 días se les llama bisiestos. Este movimiento alrededor del Sol se conoce
como traslación y, combinado con la inclinación del eje terrestre,
da origen a las estaciones del año.
Las estaciones duran aproximadamente 90 días cada una y ocurren de
manera inversa en cada hemisferio. Es decir, cuando en el hemisferio norte
es primavera, del 21 de marzo al 20 de junio, en el hemisferio sur es otoño;
y mientras en el hemisferio norte es verano, del 21 de junio al 21 de septiembre,
en el hemisferio sur es invierno. Observa el esquema de la izquierda y
responde: si en el hemisferio sur es verano, ¿qué estación es en el norte? Al mismo tiempo, la Tierra gira sobre su propio eje. A este fenómeno se le llama movimiento de rotación y
da origen al día y a la noche. Conforme la Tierra
gira, una parte de su superficie es iluminada por el
Sol, mientras la otra permanece en la oscuridad, como
se observa en la ilustración, lo cual provoca la diferencia
de hora de un lugar a otro en la Tierra.

Sistema Sol-Tierra-Luna
El Sol y la Luna son astros que influyen de manera importante en
nuestro planeta. La posición que ocupa la Tierra con respecto al Sol
hace posible que lleguen la luz y el calor necesarios para que exista la
vida en la Tierra; gracias a la energía que genera, ocurren la fotosíntesis
(proceso mediante el cual las plantas liberan oxígeno hacia la atmósfera)
y el ciclo hidrológico (que consiste en la evaporación de agua de los
océanos, su condensación en nubes, y su posterior precipitación en forma
de nieve, granizo y agua de lluvia que alimenta ríos y lagos, de donde los
seres humanos obtienen agua). Esta relación entre el Sol, la Tierra y la
Luna también produce otros fenómenos como los eclipses y las mareas,
los cuales se explican a continuación

Los eclipses
Un eclipse es un fenómeno en el que intervienen tres astros,
uno de ellos luminoso y los otros reflejantes de la luz. Ocurre
cuando un astro se interpone entre la fuente de luz y otro
cuerpo, proyectando su sombra
sobre éste. Como puedes observar en los siguientes
esquemas, un eclipse de Sol se produce
cuando la Luna se coloca entre el Sol y
la Tierra, y lo oculta de manera parcial
o total durante unos minutos. Un eclipse
parcial es cuando el disco lunar no
cubre todo el Sol. En el eclipse total, el
Sol es cubierto completamente por la
Luna. Un eclipse total o parcial de Luna
sucede por la noche, cuando la Tierra se
coloca entre el Sol y la Luna.

Las mareas
Las mareas son movimientos constantes de ascenso y descenso
de las aguas oceánicas y se producen por la influencia
gravitacional que ejercen la Luna y el Sol sobre la Tierra.
Cuando el nivel de las aguas asciende se le llama pleamar y
cuando desciende, bajamar. La amplitud de la marea depende
del lugar donde ocurre. Por ejemplo, en el Mediterráneo
las mareas son escasas porque hay poco espacio para
que se extiendan; en cambio en el Atlántico el nivel del
mar suele subir de uno a tres metros y en las costas de
Canadá se tiene registro de mareas de hasta 15 metros.
Diariamente se presentan cuatro mareas, dos de pleamar y dos de bajamar;
en conjunto, tienen una duración de 24 horas con 50 minutos, por
lo que cada día ocurren a una hora distinta. Así, pasan 15 días para
que un nuevo ciclo de mareas comience. Pleamar y bajamar se suceden
de manera alternada: al ascenso le sigue un descenso de las aguas y así
sucesivamente. Cuando el Sol, la Tierra y la Luna coinciden en línea recta, la Luna está
en la fase de luna nueva o luna llena. En estos casos, como se observa en
el esquema de abajo, se produce un ascenso mayor del agua del mar
llamado marea viva. En cambio, si la Luna se encuentra en cuarto creciente
o menguante, la fuerza de atracción disminuye y provoca un efecto
menor en el agua de los océanos; tiene lugar entonces la marea muerta.

Representación de la Tierra
Los mapas son representaciones de la superficie terrestre y tienen usos
muy diversos, como mostrar aspectos del relieve, la distribución de los
climas y de los diferentes tipos de vegetación, la ubicación de los países y
de los centros de población, así como las actividades económicas que
predominan en cada región. Los mapas de épocas pasadas constituyen
testimonios de la manera en que la humanidad ha concebido y representado
 el mundo. Cuando se dejó de creer que el planeta era plano, muchos
exploradores y navegantes se aventuraron por rumbos desconocidos. Así descubrieron nuevos
territorios que se incorporaron a los mapas. Al principio, el arte de la
cartografía dependía de los navegantes, pero
con el tiempo los astrónomos y matemáticos
concibieron métodos geométricos e instrumentos
de precisión para trazar mapas de
todo el planeta. Uno de ellos fue realizado
por Gerard Mercator en 1569, quien consideró
que existían cuatro continentes:
Eurasia, África, las Nuevas Indias (América)
y el continente meridional, llamado Australia.
Después Abraham Ortelius perfeccionó
el planisferio de Mercator, corrigiendo
algunas deformaciones y alteraciones en las
costas de América del Norte y del Sur.

Las proyecciones cartográficas
¿Te has fijado que los mapas tienen diferentes formas? Unos son circulares,
otros rectangulares, otros se parecen a un óvalo y otros más parecen
estar hechos de gajos. A esas formas distintas de representar la Tierra se
les llama proyecciones cartográficas.
El tamaño y el contorno de las partes continentales de la Tierra cambian
según la proyección que se utilice. Esos cambios se llaman distorsiones
y se producen cuando se trata de representar la superficie curva de nuestro
planeta en una superficie plana como los mapas.
Para que veas las diferencias entre una proyección y otra, localiza Groenlandia.
Fíjate cómo en la proyección cilíndrica se ve enorme y en la polar
y la estereográfica se ve muy pequeña. En realidad, la superficie de
Groenlandia es un poco mayor que la de México.

Las coordenadas geográficas
Fíjate en los mapas de este atlas y notarás
que hay líneas que los cruzan: unas
de arriba abajo y otras horizontalmente.
Juntas forman una especie de cuadrícula,
como si la Tierra estuviera envuelta en una red.
En realidad, esas líneas sólo se dibujan en los mapas.
Hace muchos años las inventaron los cartógrafos.
Esas líneas imaginarias forman un sistema conocido como coordenadas
geográficas y son de gran utilidad porque permiten localizar con exactitud
lugares de la Tierra como las ciudades, las montañas o las islas.
Para ubicar un lugar en los mapas es necesario saber si está en el
norte o en el sur y si está al este o al oeste; las coordenadas geográficas
ayudan a su localización. El norte y el sur están separados por un
círculo imaginario que rodea a la Tierra en su parte más ancha: el
ecuador. Arriba y abajo de éste los cartógrafos
han trazado otros círculos llamados paralelos, con los cuales se determina
la latitud de un lugar al considerar la distancia a la que se encuentra
del ecuador. Los paralelos están numerados desde cero hasta los 90 grados.
Por ejemplo, la latitud 80° norte indica un punto cercano al Polo
Norte; la latitud 5° sur, un punto cercano al ecuador, debajo de él.
Observa que, en el esquema y el mapa, destacan cuatro paralelos que se
trazan a la misma distancia del ecuador: son los trópicos y los círculos
polares. Al norte, el trópico de Cáncer y el círculo polar ártico; al sur, el
trópico de Capricornio y el círculo polar antártico. El este y el oeste están separados por el meridiano primario o meridiano 0° , también conocido como meridiano de Greenwich, ya que su trazo,
que va de norte a sur, pasa por la localidad de Greenwich, cercana a la
ciudad de Londres, capital del Reino Unido. A su izquierda y a su derecha
se trazan otros meridianos, que se numeran de cero a 180 grados.
Con ellos se mide la longitud. A la izquierda del meridiano 0° está el
oeste; a la derecha el este.

Elementos de los mapas
Por medio de los mapas podemos conocer las características de distintos
lugares y territorios. Para poder interpretar y comprender la información
que cada mapa ofrece es necesario identificar sus elementos y aprender a
leerlos. Las coordenadas geográficas, la
simbología y la escala son los principales
elementos de un mapa. La “rosa de los vientos” es una figura con
una flecha que siempre apunta al norte
y se usa para orientar correctamente el
mapa y así conocer la ubicación de un
país, ciudad o fenómeno. Generalmente,
la parte superior de un mapa corresponde
al norte. La simbología se refiere a las figuras, líneas
y colores que se usan en un mapa
para representar aspectos físicos, biológicos
y sociales de un lugar. Por ejemplo,
en el mapa de la izquierda, los distintos
colores sirven para distinguir las regiones
naturales de América del Norte y Central.
La escala sirve para calcular el tamaño real
de lo que vemos representado en un mapa o las distancias que separan un
punto de otro. Por ejemplo, en este mapa el segmento rojo de la escala
equivale a 500 km en el mapa. ¿Podrías calcular cuánto mide aproximadamente
la península de Baja California?