Material académico dígital en pdf gratuito para estudiantes y profesores

LIBRO DE CIENCIAS NATURALES DE TERCERO DE PRIMARIA RIEB 2013 SEP MEXICO DE DESCARGA GRATIS TEXTO PDF

En este libro se explica cómo los seres humanos forman parte  de la Naturaleza y por qué es necesario que ésta se conozca y respete, pero sobre todo, que el individuo sea consciente de su participación dentro de ella y tome decisiones libres, responsables e informadas. El libro está organizado en cinco bloques, cada uno contiene temas en los que encontrarás información que te servirá como base para que realices tus actividades Ciencias Naturales. Tercer grado fue desarrollado por la Dirección General de Materiales Educativos (dgme) de la Subsecretaría de Educación Básica, Secretaría de Educación Pública, Este texto incluye estrategias innovadoras para el trabajo escolar, demandando competencias docentes orientadas al aprovechamiento de distintas fuentes de información y el uso intensivo de la tecnología.
Bloque I ¿Cómo mantener la salud? 9
Ámbitos: El ambiente y la salud, La vida, El conocimiento científico
Tema 1 Movimientos del cuerpo y prevención de lesiones 11
Tema 2 La alimentación como parte de la nutrición 28
Tema 3 Dieta: los grupos de alimentos 34
Proyecto Las brigadas de seguridad escolar 38
Autoevaluación 41
Bloque II ¿Cómo somos los seres vivos? 43
Ámbito: Los seres vivos y el ambiente
Tema 1 Interacciones de los seres vivos 45
Tema 2 La satisfacción de necesidades básicas 56
Tema 3 Importancia del cuidado del ambiente 60
Proyecto La nutrición de las plantas y los animales 68
Autoevaluación 70
Bloque III ¿Cómo son los materiales y sus interacciones? 73
Ámbitos: La vida, El ambiente y la salud; El conocimiento científico
Tema 1 Propiedades de los materiales: masa y volumen 75
Tema 2 Temperatura 86
Tema 3 Efectos de las fuerzas en los objetos 94
Proyecto Reto con los materiales y la temperatura 98
Autoevaluación 101
Bloque Iv ¿Qué efectos produce la interacción de las cosas? 103
Ámbitos: El cambio y las interacciones, La tecnología,
El conocimiento científico
Tema 1 Características de la luz y su importancia 105
Tema 2 Características del sonido y su aplicación 114
Tema 3 Interacción de imanes y su aprovechamiento 120
Proyecto Construcción de dispositivos musicales y magnéticos 126
EVALUACIÓN 128
Autoevaluación 129
Bloque v ¿Cómo conocemos? 131
Ámbitos: El cambio y las interacciones, El ambiente y la salud,
El conocimiento científico
Tema 1 Las fases de la Luna 132
Proyecto La importancia de la nutrición y la salud 138
Autoevaluación 144
Bibliografía 145
Referencias de Internet 145
Créditos iconográficos 146
¿Qué opinas de tu libro? 151


CLICK AQUI PARA OTRA OPCION DE DESCARGA PDF
Movimientos del cuerpo y prevención de lesiones
El aparato locomotor
En tu vida diaria realizas un gran número de actividades que involucran movimiento corporal. Por ejemplo, cuando juegas basquetbol lanzas el balón con la fuerza necesaria para que un compañero lo reciba o para encestar; en un partido de futbol, al patear el balón puedes imprimirle un efecto para meter gol. También eres capaz de hacer movimientos tan finos como los necesarios para escribir o ensartar un hilo en una aguja. ¿Cómo puede nuestro cuerpo realizar todos estos movimientos? ¿Qué sistemas se involucran cuando sostienes el lápiz con el que escribes? ¿Cómo puedes coordinar dos o más movimientos a la vez, por ejemplo cuando corres y botas un balón?

El sistema óseo
Seguramente has escuchado la palabra esqueleto. ¿Qué te recuerda este término? El esqueleto forma parte del cuerpo de los seres humanos y de algunos animales, como perros, gatos y aves. También los peces tienen esqueleto, del que forman parte las espinas. ¿Conoces las espinas de los pescados?, corresponden a sus costillas. Cuando comes pescado debes ser cuidadoso para evitar tragarte una. Otros animales carecen de esqueleto, como las lombrices de tierra, los gusanos y los insectos. El esqueleto está formado por
huesos. Los huesos son las estructuras más duras de nuestro cuerpo. 
Su dureza permite que el
esqueleto sea una estructura que
da soporte al cuerpo, además
de brindar protección a órganos
como el cerebro. Muchos de los
movimientos que realizamos,
como correr, caminar, saltar o
agacharnos, son posibles gracias
al soporte que nos dan
los huesos. Tus orejas y la punta de tu nariz están
formadas por cartílago. Como lo
descubriste en la actividad anterior, el
cartílago es un material flexible y blando,
aunque con cierta rigidez. Además de las
orejas y la punta de la nariz, también se
encuentra en los extremos de algunos
huesos; seguramente cuando has comido
una pierna de pollo lo has apreciado en
los extremos del hueso, es un material
blanco y menos duro.
Muchas partes del esqueleto de los niños están
formadas por cartílago. A medida que el niño crece
su esqueleto va creciendo también, y muchos de
sus cartílagos se endurecen hasta transformarse en
hueso. Casi todos los huesos dejan de crecer cuando
la persona es adulta. En el esqueleto del adulto, el
cartílago constituye una parte muy pequeña. Los puntos donde se unen los huesos
se conocen como articulaciones. Las
articulaciones nos permiten flexionar y
girar algunas partes de nuestro cuerpo.
¿Te imaginas cómo caminarías si no
tuvieras articulaciones en la cadera?
Por lo general, en las articulaciones
encontramos ligamentos; seguramente
habrás escuchado en las noticias que
un deportista tiene una lesión en ellos.
Como su nombre lo indica, los ligamentos
son como ligas muy resistentes que
sirven para unir a los huesos.
Los huesos, articulaciones, cartílagos,
y ligamentos forman lo que conocemos
como sistema óseo

El sistema muscular
Los huesos dan rigidez al cuerpo y las articulaciones
nos permiten flexionar ciertas partes; pero, además de
huesos y articulaciones, para poder movernos también
necesitamos de los músculos. Los músculos son fibras
que se encogen y estiran, y que recubren casi todo el
esqueleto. Cuando un músculo se encoge, se contrae,
y cuando se estira, se relaja. La mayoría de los músculos están fijos a los huesos. El estiramiento
y el encogimiento de los músculos tira de los huesos y da
movimiento a las articulaciones. Para realizar un movimiento o giro,
los músculos trabajan en parejas: uno realiza la función contraria
del otro, es decir, uno estira o gira una parte del cuerpo y el otro la
encoge o realiza el giro inverso. De esta manera, músculos, huesos
y articulaciones trabajan conjuntamente para que el cuerpo adopte
distintas posiciones y podamos caminar, correr, hacer rutinas
gimnásticas y realizar movimientos finos como escribir o mover
piezas muy pequeñas. Como puedes darte cuenta, para lograr el
movimiento tanto el sistema óseo como el muscular trabajan en
conjunto, pero, ¿cómo coordinan ese trabajo? Cuando juegas a lanzar la moneda, imaginas su
recorrido para atraparla. Para mantener el equilibrio,
identificas hacia dónde se inclina tu cuerpo y tratas de
compensar su peso moviéndolo hacia el lado contrario.
Para realizar los movimientos anteriores, el sistema
nervioso analiza cada situación y coordina al sistema
muscular. Esto sucede porque entre el cerebro y el
resto del cuerpo hay una comunicación constante;
cuando queremos mover una parte de nuestro cuerpo,
el cerebro envía señales a los músculos, a través de los
nervios, para que actúen. Este mecanismo ocurre tan
rápido que no te das cuenta.
Los movimientos mencionados, como lanzar una moneda al aire o mantener el
equilibrio, se llaman voluntarios porque son producto de nuestra voluntad. Pero
también hay músculos en nuestro cuerpo que se mueven sin que lo decidamos
y por ello a sus movimientos se les conoce como involuntarios; un ejemplo son
los latidos del corazón.
El sistema nervioso no sólo coordina nuestros movimientos, también regula
la percepción y las respuestas de nuestros órganos de los sentidos: la vista en
nuestros ojos, el olfato en la nariz, el tacto en la piel, el gusto en la lengua y la
audición en los oídos.
Como podrás darte cuenta, un simple movimiento involucra tres sistemas:
óseo, muscular y nervioso. Al conjunto de los sistemas muscular y óseo se le
llama aparato locomotor, y lo coordina el sistema nervioso.

La ciencia y sus vínculos
Cuando un médico sospecha que una persona ha
sufrido alguna fractura de huesos, solicita que
le tomen una radiografía a la parte del cuerpo
lesionada. La radiografía es algo parecido a una
fotografía en blanco y negro, en la que se pueden
ver los huesos. Así, el médico puede determinar si
existe una lesión. ¿Cómo es posible ver nuestros huesos en una
radiografía? Esto se debe a los rayos X.
Los rayos X atraviesan la piel, los músculos
y la grasa, pero no los huesos. Para sacar una
radiografía, la parte del cuerpo que se desea
observar se coloca entre un aparato que emite
los rayos X y una placa fotográfica. Los rayos X
traspasan los tejidos mencionados, llegan a la placa
fotográfica y la oscurecen, mientras que si hay
hueso, chocan y rebotan. En una radiografía las
partes blandas del cuerpo se ven oscuras y las duras
se ven claras. El físico alemán Wilhelm Conrad Röentgen
descubrió accidentalmente los rayos X en 1895.
Este hecho se difundió por todo el mundo y varios
investigadores se interesaron en desarrollar la
tecnología para emplearlos en el campo médico.
Aunque los rayos X permiten detectar lesiones en
los huesos, también pueden dañar nuestro cuerpo si
son utilizados de forma inapropiada (tiempo
y frecuencia excesivos).

Medidas de prevención para evitar accidentes
Las lesiones en el aparato locomotor pueden incluir desde una
torcedura hasta una fractura, es decir, el rompimiento de un
hueso. Para prevenirlas, antes de hacer ejercicio debes realizar un
calentamiento de los músculos, evitar ejercicios extenuantes por
tiempos prolongados e hidratarte antes, durante y después de la
actividad física tomando suficiente agua simple potable.
Debes ser cuidadoso al realizar cualquier tipo de ejercicio
físico y hacerlo como te indique alguien con experiencia en
acondicionamiento físico, especialmente si tienes sobrepeso u
obesidad, ya que estos trastornos provocan que el esqueleto y los
músculos realicen más esfuerzo que el normal.
También debes tener precaución para evitar accidentes como caídas
de bicicleta, patineta, patines o los accidentes de tránsito. Los golpes
en los huesos pueden ocasionar fracturas que son especialmente
peligrosas cuando suceden en el cráneo, las costillas o en brazos y
piernas. No camines sobre bardas, azoteas ni lugares que puedan
resultar peligrosos. Usar casco y protecciones en codos y rodillas son
medidas que disminuyen la posibilidad de una lesión grave.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...