Material académico dígital en pdf gratuito para estudiantes y profesores

LIBRO DE ESPAÑOL LECTURAS DE PRIMERO DE PRIMARIA RIEB 2013 SEP MEXICO DE DESCARGA GRATIS TEXTO PDF

Esta edición del Libro de lecturas. Primer grado fue desarrollada por la Dirección General de Materiales  Educativos (dgme) de la Subsecretaría de Educación Básica, Secretaría de Educación Pública. La Subsecretaría de Educación Básica, a través de la Dirección General de Materiales Educativos, ha preparado este Libro de lecturas como material de apoyo para la formación de nuevos lectores y el fomento a la lectura. En este contexto, la selección de textos que integran la presente publicación responde a tres propósitos: leer para tomar decisiones, leer para disfrutar la experiencia literaria y leer para aprender.
El apoyo de las familias es esencial para el desarrollo del hábito de la lectura en los niños y jóvenes, por ello las convocamos a participar con nosotros en el propósito de hacer de la práctica lectora una actividad placentera. Cabe recordar a los padres la importancia de que sus hijos sean capaces de leer correctamente desde pequeños, ya que la eficacia en la comprensión lectora está directamente relacionada con el éxito en la escuela y en el futuro profesional.
Por las razones antes mencionadas, mejorar los niveles de lectura en nuestro país debe ser una labor y un compromiso compartidos. Para alcanzar este objetivo, el libro que hoy tienen en sus manos ha sido concebido como un instrumento para impulsar la práctica de la lectura en la familia y cerrar la brecha entre el libro y el alumno.
Este Libro de lecturas contribuirá a que, por una parte, los alumnos lean por placer, amplíen sus conocimientos generales y fortalezcan los valores para la convivencia familiar; por la otra, a estimular la participación de los padres de familia en la tarea de fomentar la competencia lectora y el progreso educativo de sus hijos.
Índice
Instrucciones para jugar
Monique Zepeda
Refranero popular
Adivinanzas
Enrique Lepe García
Caminar, llegar y demostrar
Estela Maldonado Chávez
Canción de las rimas
Antonio Domínguez Hidalgo
Rueda, rueda...
Estela Maldonado Chávez
La luna, mi recuerdo y yo
María Angélica Guillén y del Castillo
Versos del agua clara
Estela Maldonado Chávez
Más adivinanzas
Aurora Consuelo Hernández Hernández
Vialidad
Pedro Joel Carmona Rodríguez
Un gran día
Daniela Aseret Ortiz Martinez
La naturaleza nos habla
Antonio Domínguez Hidalgo
Hada la nadadora
Mijail Lamas
Debajo del limonero
Sergio M. Tenorio Sil
Pastel de tierra
Guillermina Rodríguez Ortiz
Coplas a caballo
Martha Judith Oros Luengo
Se durmió, pero sí contestó
Receta
Antonio Domínguez Hidalgo
Aurora Consuelo Hernández Hernández
Martha Judith Oros Luengo
Corrido de Pancho Villa
Sharay Lara Padilla
El pato y la serpiente
Tomás de Iriarte
Un niño curioso
Edna Marisol Torres Olvera
Trabalenguas
Álvaro Solís
Conciencia verde
Ximena Sifuentes Mar
Cazar y gobernar
Francisco Hinojosa
Una señora muy barredora

A los alumnos y maestros:
A lo largo de nuestra vida, la lectura es una habilidad indispensable para el aprendizaje.
Con los libros saciamos nuestra curiosidad sobre los temas que nos interesan y se
nos abren las puertas a mundos llenos de imaginación y aventura.
Este libro ofrece una serie de textos que han sido seleccionados para despertar
el gusto por la lectura. Conviene adelantar que la lectura, como muchas otras
actividades, requiere entrenamiento y práctica, así, lo que en un principio parece
complicado y de poco interés, con la práctica será diferente: se convertirán en lectores
expertos, se divertirán y podrán compartir su experiencia con los demás.
La lectura es una empresa importante en la que alumnos, familia y maestros
debemos trabajar. La adquisición de la fluidez lectora permitirá, por medio de
la práctica y la retroalimentación constantes, desarrollar la habilidad de leer un
texto de manera rápida, precisa y con la dicción adecuada, para mejorar el rendimiento
académico y conseguir el éxito escolar.
Por lo anterior, es recomendable abrir un espacio de intercambio de experiencias
sobre la práctica de la lectura en la escuela y en el hogar, que funcione de manera
periódica (mensual, quincenal o semanal), en el que se comenten las lecturas, las
dificultades que se enfrentaron y las sugerencias, generales y particulares acerca de
los temas planteados en la sección “Para comentar la lectura”.

A la familia:
Leer en familia les dará la oportunidad de practicar diversas formas de leer, propiciará
un espacio de convivencia que fortalecerá significativamente el aprendizaje escolar de
los alumnos. Compartir la lectura con quienes nos rodean cumple varios propósitos:
buscar información, dar solución a situaciones problemáticas y conocer escenarios,
ambientes y entornos, que les permitan analizar, comparar y tomar decisiones.
A continuación presentamos algunas sugerencias que pueden apoyar la práctica
de la lectura en casa:
• Acordar en familia el momento del día que dedicarán a la lectura.
• Elegir un lugar tranquilo, agradable y con suficiente iluminación.
• Seleccionar juntos la lectura.
• En el caso de los más pequeños, conviene realizar la lectura siguiendo el texto
con el dedo, de esta manera se relacionará la oralidad con la escritura de las
palabras, es decir, se reconocerá que “lo que está escrito, se puede leer”.
• Comentar el título con la idea de anticipar el contenido del texto y expresar
lo que se sabe del tema.
• Platicar sobre las imágenes para que los niños puedan recrear lo que están
leyendo.
• Pedir a los niños que identifiquen y nombren los personajes y lugares de la
historia.
• Interrumpir la lectura y preguntarles qué creen que sucederá a continuación.
• Propiciar que los niños hagan comentarios sobre la historia, que cambien algún
pasaje, a fin de promover la comprensión del texto y favorecer su creatividad.
• Alternar el lugar de lector, pues un buen lector se hace con la práctica.
• Al concluir la lectura, conversar acerca de lo que leyeron. En este momento
es recomendable revisar con los niños o jóvenes las palabras que hayan omitido
o leído de manera incorrecta.
• Recurrir a la sección “Para comentar la lectura”, pues en ella se ofrece una
serie de temas y preguntas relacionadas con cada texto. Es un complemento
a las sugerencias, ideas y actividades que cada acompañante de lectura
proponga.
Recuerden que el maestro siempre está dispuesto a apoyarlos.
¡Disfruten en familia la experiencia de la lectura!

Rueda, rueda…
Estela Maldonado Chávez
Rueda rueda, carretela,
rueda rueda sin parar,
llevaremos a los niños,
por las calles, a pasear.
En balcones verán flores,
las mascotas vienen, van.
En el cielo habrá mil nubes,
después… la lluvia caerá.
Desde luego, no es un sueño…
es una estricta verdad.
Si cuidamos la natura,
el mundo feliz será.

La luna, mi recuerdo y yo
María Angélica Guillén y del Castillo
Cuando yo era niña,
la luna aparecía.
Yo le hacía una seña,
entonces me sonreía.
Ella me veía reír
y corría a mi lado.
Yo la veía sonreír
y corría a su lado.
Jugábamos juntas…
cómo me sentía feliz
al ver a la luna
mis pasos seguir.
Entonces pensaba:
la luna me quiere,
y me acompaña
cada vez que se mueve.
Hoy, feliz me siento,
por seguir recordando
que, cuando yo era niña,
¡la acompañaba jugando!

Un gran día
Daniela Aseret Ortiz Martinez
Un gran día me di cuenta de que podía volar.
Caminaba por el patio de la escuela, cuando un enorme
león (bueno, en realidad era un perro,
pero era grande en verdad) se acercó a quitarme
mi deliciosa torta de frijoles con queso. Mi papá se
había tardado mucho en hacerla, como para que
alguien me la quitara; así que, sin darme cuenta,
mis piernas empezaron a moverse, mis brazos se
alzaron y salté tan alto que pude brincar un río
(está bien, era una coladera). Después corrí tan rápido
que el aire hacía que mi suéter se volviera capa.
Tuve que rodar para pasar por debajo de un monstruo
(ya, está bien, era una banca, pero muy peligrosa).
Al final entré a mi guarida dando un enorme salto;
mi suéter hacía que mis brazos parecieran alas.
El león se quedó paralizado y me miró como diciendo:
“volveré”. Pero no importa, porque yo
estaré preparado. Al fin y al cabo,
ya puedo volar.

Debajo del limonero
Sergio M. Tenorio Sil
En el jardín de la casa de su abuelo, Diego recogía
y guardaba en una bolsa los limones que el abuelo
arrancaba del árbol, con una garrocha improvisada
con un gancho de ropa y un viejo palo de escoba.
Al cabo de un rato, el abuelo entregó la garrocha
a Diego y, mientras éste procedía a arrancar los
limones de las ramas bajas, entró a la casa
y regresó con un plato lleno de mangos.
Después de lavarse las manos bajo el chorro de agua
de la manguera, sentados debajo del limonero comían
los mangos, Diego le preguntó:
—Abuelo, ¿por qué tienes tantas arrugas?
El abuelo, pelando su mango, reflexionó un instante y,
antes de darle una mordida, lentamente respondió:
—Las arrugas son las huellas que te dejan las aventuras
que has vivido y, detrás de cada una de ellas, siempre
hay una historia que contar.
Siguieron comiendo en silencio. Diego terminó
su mango, se levantó y acercándose a su abuelo
lo abrazó y le dijo:
—Qué bueno que tienes muchas arrugas;
así tendré más historias que escuchar.
Al terminar de comer el mango, con una
sonrisa, y sin prestar atención
a la camisa y la mejilla ahora
pintadas de amarillo, el abuelo
se levantó para seguir bajando
los frutos del limonero.
Garrocha. Vara que en la extremidad tiene
un hierro pequeño con un arpón para que
agarre y no se desprenda.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...