Material académico dígital en pdf gratuito para estudiantes y profesores

LIBRO DE FORMACION CIVICA Y ETICA DE TERCERO DE PRIMARIA RIEB 2013 SEP MEXICO DE DESCARGA GRATIS TEXTO PDF

En este libro de Formación Cívica y Ética  encontrarás varias lecturas y ejercicios que impulsarán tu desarrollo como individuo y como parte de la sociedad mexicana.
Se espera que te formes como persona sana, alegre, íntegra, solidaria e interesada en la construcción de un ambiente democrático y participativo en el que los derechos de toda persona sean respetados. México espera que reconozcas y aprecies la diversidad étnica y cultural de su población; que al mismo tiempo valores y cuides la variedad de recursos naturales de nuestra tierra. En las distintas secciones de tu libro, que enseguida se describen, encontrarás textos que han sido escritos especialmente para ti y para todas las niñas y niños de tu país, quienes, como tú, se esfuerzan día a día por ser mejores personas, hijos, amigos, alumnos y, por lo tanto, mejores mexicanos. 
Niñas y niños cuidadosos, precavidos y protegidos 8
Platiquemos 10
Para aprender más 16
Para hacer 20
Ejercicios 22
Autoevaluación 27
Aprendo a expresar emociones, establecer metas y cumplir acuerdos 28
Platiquemos 30
Para aprender más 36
Para hacer 40
Ejercicios 42
Autoevaluación 47
Índice
Formación Cívica y Ética • Tercer grado
Bloque 5
Bloque 4
Bloque 3
Cuidado del ambiente y aprecio por nuestra diversidad cultural 48
Platiquemos 50
Para aprender más 56
Para hacer 60
Ejercicios 62
Autoevaluación 67
Leyes que regulan nuestra vida social y protegen nuestros derechos 68
Platiquemos 70
Para aprender más 76
Para hacer 80
Ejercicios 82
Autoevaluación 89
Aprendamos a participar y a dar solución a desacuerdos 90
Platiquemos 92
Para aprender más 98
Para hacer 100
Ejercicios 102
Autoevaluación 107
Himno Nacional Mexicano 108

CLICK AQUI PARA OTRA OPCION DE DESCARGA PDF
Niñas y niños cuidadosos, precavidos y protegidos
Con el aprendizaje y la práctica podrás:
• Identificar los sitios o actos que pongan en peligro tu salud, y aprender a cuidarte.
• Reconocer algunos rasgos físicos, sociales y culturales que compartes con las personas de los grupos a los cuales perteneces.
Platiquemos
Seguramente tú y tus compañeras y compañeros de clase tienen varias
características en común. Su edad, la escuela a la que asisten y el lugar
donde viven les dan rasgos semejantes. Así, es probable que les guste
jugar juntos, que conozcan las mismas canciones y hablen un mismo
idioma.
También es seguro que cada uno de ustedes tiene características que le
son propias. Puede ser, por ejemplo, algún platillo que les guste comer, un
juguete o libro favorito, o algún rasgo físico.
Lo mismo sucederá si comparas tus características individuales con las de
las personas que componen otros grupos de los que formas parte, como
tu familia o escuela. Piénsalo y verás que hay rasgos que tienen en común
y otros que sólo tú posees y te hacen único.
El derecho a la salud es fundamental para el desarrollo físico, emocional y
social de las personas.
Durante la Colonia, periodo que estudias en la cenefa de este libro, se crearon
instituciones de salud que son antecesoras de las que hoy te protegen.
Las características de cada persona le dan identidad. Valóralas y respétalas
a todas. Esto te llevará a tratar a tus compañeros y tus compañeras de
modo que nadie sea excluido de los juegos y las actividades escolares. Si
cada uno respeta e incluye a los demás, nadie se sentirá mal ni quedará
fuera de la vida escolar.
Cada persona pertenece a varios grupos. Sea la familia, el grupo de
amigos o la escuela. Los grupos ayudan a las personas que los forman a
sentirse unidas a otras que las conocen, aceptan, ayudan y protegen. El
cariño y la unión son muy importantes para todos los seres humanos.
Para ser parte de un grupo no es necesario ser idéntico a cada uno de
los otros, sino respetar las normas de vida en común. Las características
y diferencias de cada uno hacen más interesante compartir juegos,
aprendizajes y labores. Los grupos a los que perteneces son fuente de experiencias valiosas para
ti. Así aprendes costumbres, formas de hablar, modos de ver y hacer
las cosas. Nadie puede crecer o educarse solo: cada uno necesita de los
demás para aprender y desarrollarse.
En tu familia recibes cariño, valores y protección; en la escuela, respeto,
orientación y compañerismo. Así, en cada grupo cubres necesidades
distintas y ejerces tus derechos.
Cuidarte y procurar tu buen desarrollo es obligación no sólo de tu familia
y de tu escuela, sino de la sociedad.
Para protegerte, la ley prohíbe que los adultos maltraten a los niños y las
niñas. Nadie puede golpearte o insultarte, pues estas acciones ponen en
peligro tu integridad.
Aprende a conseguir lo que necesitas, a resolver los problemas que tengas
con los demás mediante el diálogo, y a dar y exigir respeto.
Toma en cuenta que cuidarte no sólo implica comer bien, hacer ejercicio,
dormir, descansar y seguir normas de higiene, sino también poner
atención a las señales de tu cuerpo. Avisa siempre a una persona mayor
si sientes dolor, frío o algún malestar; también si te das un golpe en la
cabeza, o dejas de oír o ver bien.
Comprender cómo funciona el cuerpo humano te ayuda a entender
cómo cuidar tu salud y la de los demás. El cuerpo es un sistema ordenado
y en movimiento cuyas partes cumplen distintas funciones, como la
respiratoria, la digestiva, la circulatoria y la locomotora.

Cualquier problema de salud que tengas se resolverá mejor si se atiende a
tiempo. Para cuidar la salud evita acciones que la pongan en riesgo y lleva
a cabo las que la favorecen. Por ejemplo, las vacunas te cuidan contra
enfermedades peligrosas y el ejercicio fortalece tu cuerpo. En cambio, jugar
con cohetes es muy peligroso y comer demasiada azúcar te perjudica.
Al conocerte mejor, entenderás que todas las personas tienen características
físicas y mentales que les facilitan desempeñarse en alguna actividad y les
dificultan otras. Todos podemos esforzarnos y mejorar en aquello que nos
cuesta más trabajo, dedicándonos día a día a ser productivos y ayudar a
otros en las actividades que podemos hacer mejor.
Es importante comprender qué riesgos hay en las actividades que realizas
todos los días, y así evitarlos. Por ejemplo, si vas a preparar alimentos,
deberás conocer los riesgos del gas y del fuego, así como la necesidad
En 1750 de tomar medidas de higiene y de combinar alimentos. Si regresas de
la escuela sin que una persona adulta te acompañe, deberás conocer
las rutas más seguras y no proporcionar información sobre ti a personas
desconocidas, por ejemplo, no decirles dónde vives o tu número
telefónico.
Tal vez algunas acciones que realices no te pongan en riesgo inmediato,
pero deterioran el ambiente o la vida social, y a la larga te dañan. Son
ejemplos de estas acciones tirar basura, contar mentiras, desperdiciar el
agua o dañar bienes colectivos, como los teléfonos públicos o los libros de
una biblioteca.
El trato respetuoso en los diferentes grupos de los que formas parte
mantiene un clima en que pueden ejercerse los derechos de todos. Esto
te ayudará a vivir mejor y contribuirá a que la vida en nuestro país sea
más justa.

Para aprender más
Consumo de agua
El agua es necesaria para la vida de las
personas, las plantas y los animales. Sin
ella no podríamos vivir. Por eso debemos
cuidarla y evitar que se contamine.
Cuando tomamos agua sucia,
contaminada, nos enfermamos, porque
a través de ella ingerimos microbios,
parásitos y bacterias que causan muchas
enfermedades, por eso debemos tomar
siempre agua hervida o desinfectada.
Di a tus padres cómo desinfectarla:
1. Hervir el agua
• Mantenela hirviendo durante tres
minutos.
• Dejarla reposar media hora.
• Mantenerla tapada y al usarla no meter
trastos sucios en ella.
2. Clorar el agua
• Agregar dos gotas de cloro casero a
cada litro de agua.
• Dejarla reposar media hora.
• Mantenerla tapada y al usarla no meter
trastos sucios en ella.
También tu familia puede usar los
productos que se venden en las tiendas
para desinfectar el agua. Es conveniente
que lean y sigan las instrucciones de la
etiqueta.