Material académico dígital en pdf gratuito para estudiantes y profesores

LIBRO DE LECTURAS DE QUINTO DE PRIMARIA RIEB 2013 SEP MEXICO-GRATIS TEXTO PDF

En este contexto, la selección de textos que  integran la presente publicación responde a tres propósitos: leer para tomar decisiones, leer para disfrutar la experiencia literaria y leer para aprender. Con el objetivo de acercar a los niños y niñas a la literatura contemporánea, aquella que se está produciendo día a día en México, hemos reunido en los libros lecturas de cuarto, quinto y sexto grados de primaria a escritores cuya trayectoria ya es parte del patrimonio cultural de México. Consideramos que su aportación, realizada ex profeso para estos libros, promueve y estimula la formación de nuevos lectores. Asimismo, el apoyo de las familias es esencial para el desarrollo del hábito de la lectura en los niños y jóvenes, por ello las convocamos a participar con nosotros en el propósito de hacer de la práctica lectora una actividad placentera. Cabe recordar a los padres la importancia de que sus hijos sean capaces de leer correctamente desde pequeños, ya que la eficacia en la comprensión lectora está directamente relacionada con el éxito en la escuela y en el futuro profesional.
Todos los que quieres ser
Cristina Rivera-Garza
La máquina del tiempo
Rosa Beltrán
Consuelo y la muñeca de cera
Beatriz Espejo
El Día del Poeta
Carmina Narro
Los caballeros bondojitos
Carmen Boullosa
El día de campo
Elsa Cross
Noé y el diluvio
Luis Mario Moncada
El pasillo de las puertas cerradas
Laura Martínez Belli
Silvio y la importancia de jugar,
aunque no se gane
Pedro Ángel Palou García
El Micho
Elsa Cross
Una amistad virtual
Laura Martínez Belli
El amanecer de Andrés
Carmina Narro
El cucú y la tsetsé
Ignacio Padilla
La amiga de Frida Kahlo
Elena Poniatowska

CLICK AQUI PARA OTRA OPCION DE DESCARGA PDF
Este Libro de lecturas contribuirá a que, por una parte, los alumnos lean por placer, amplíen sus conocimientos generales y fortalezcan los valores para la convivencia familiar; por la otra, a estimular la participación de los padres de familia la tarea de fomentar la competencia lectora y el progreso educativo de sus hijos. A lo largo de nuestra vida, la lectura es una habilidad indispensable para el aprendizaje. Con los libros saciamos nuestra curiosidad sobre los temas que nos interesan y se nos abren las puertas a mundos llenos de imaginación y aventura. Este libro ofrece una serie de textos que han sido seleccionados para despertar el gusto por la lectura. Conviene adelantar que la lectura, como muchas otras actividades, requiere entrenamiento y práctica, así, lo que en un principio parece complicado y de poco interés, con la práctica será diferente: se convertirán en lectores expertos, se divertirán y podrán compartir su experiencia con los demás. La lectura es una empresa importante en la que alumnos, familia y maestros debemos trabajar. La adquisición de la fluidez lectora permitirá, por medio de la práctica y la retroalimentación constantes, desarrollar la habilidad de leer un texto de manera rápida, precisa y con la dicción adecuada, para mejorar el rendimiento académico y conseguir el éxito escolar.
Por lo anterior, es recomendable abrir un espacio de intercambio de experiencias sobre la práctica de la lectura en la escuela y en el hogar, que funcione de manera periódica (mensual, quincenal o semanal), en el que se comenten las lecturas, las dificultades que se enfrentaron y las sugerencias, generales y particulares acerca de los temas planteados en la sección “Para comentar la lectura”. Leer en familia les dará la oportunidad de practicar diversas formas de leer, propiciará un espacio de convivencia que fortalecerá significativamente el aprendizaje escolar de los alumnos. Compartir la lectura con quienes nos rodean cumple varios propósitos: buscar información, dar solución a situaciones problemáticas y conocer escenarios, ambientes y entornos, que les permitan analizar, comparar y tomar decisiones.
A continuación presentamos algunas sugerencias que pueden apoyar la práctica
de la lectura en casa:
• Acordar en familia el momento del día que dedicarán a la lectura
• Elegir un lugar tranquilo, agradable y con buena iluminación.
• Seleccionar juntos la lectura.
• En el caso de los más pequeños conviene que la lectura se realice siguiendo
el texto con el dedo. Esto les ayudará a relacionar la oralidad con la
escritura de las palabras, es decir, reconocer que “lo que está escrito, se
puede leer”.
• Comentar acerca del título a fin de anticipar el contenido del texto y platicar
de lo que se sabe del tema.
• Comentar sobre las imágenes de manera que los niños puedan recrear lo
que están leyendo.
• Que los niños identifiquen y nombren personajes y lugares de la historia.
• Permitirles que interrumpan la lectura y preguntarles lo que creen que
sucederá a continuación.
• Propiciar que sus hijos hagan comentarios sobre la historia, que cambien
algún pasaje a fin de promover la comprensión del texto y favorecer su
creatividad.
• Alternar el lugar de lector, pues un buen lector se hace con la práctica.
• Al concluir la lectura, conversar acerca de lo que leyeron. En este momento
es recomendable revisar con los niños o jóvenes las palabras que hayan
omitido o leído de manera incorrecta.
• Recurrir a la sección “Para comentar la lectura”, pues en ella se ofrece
una serie de temas y preguntas relacionadas con cada texto. Es un complemento
a las sugerencias, ideas y actividades que cada acompañante de
lectura proponga.
Recuerde que el maestro de su hijo lo espera en la escuela para apoyarlo.
¡Disfruten en familia la experiencia de la lectura!

Todos los que quieres ser
Cristina Rivera-Garza
La primera transformación ocurrió hacia inicios de diciembre. Fue durante
aquella noche en que la luna brilló mucho. Brilló demasiado. Había
discutido una vez más con mi mamá sobre lo mismo: quién lavaría los
trastos, quién tendería la cama, quién iría a comprar las cosas al mercado.
Cuando sacó los billetes arrugados de su monedero y me pidió que
fuera a comprar cebollas y tomates, le dije con toda calma que no iría.
—Estoy leyendo —le dije, como si ella no pudiera darse cuenta por sí
misma. El libro era un tomo más de una serie que seguía de cerca las
aventuras de una de mis heroínas favoritas: La Condesa Azul. Así llamaban
a una pequeña criatura que aprovechaba su tamaño para entrar en
lugares prohibidos y viajar sobre los hombros de la gente. En ese momento,
La Pequeñísima entraba en la joyería donde unos ladrones mantenían
secuestrados a una veintena de hombres y mujeres.
Yo estaba segura de que los salvaría, pero todavía
no sabía cómo. La curiosidad se
sentía como una cosquilla extraña dentro
del estómago.—Ya sé que lees, pero necesito que vayas al mercado para tener la
comida lista a tiempo —insistió.
La vi entonces sin moverme siquiera.
—No voy a ir, ya te dije —en lugar de gritar, que era mi costumbre,
pronuncié las palabras poco a poco, como si fuesen piedras—. Si yo fuera
mi hermano no me pedirías que hiciera estas cosas.
Ella tomó el billete de mi mano y, sin decir nada más, me dio la espalda.
Aunque pretendía seguir con mi lectura, en realidad la observaba.
Sentí miedo. Estaba segura de que, en su camino hacia la puerta de la
casa, se volvería a verme de un momento a otro para lanzarme una piedra
o un hechizo o para despedirse de mí para siempre.
Ahora que ha pasado el tiempo comprendo que eso fue precisamente
lo que hizo.
Fue durante la noche que pasó todo. Me fui a la cama sin cenar y sin
darle las buenas noches ni a ella ni a papá, a quien ni siquiera había
visto llegar de su trabajo. Mi hermano ya estaba dormido cuando encendí
la lámpara para seguir leyendo. Su mundo era mucho más simple que
el mío. Aunque tuviera un año más que yo, su mundo era el de un niño
más pequeño. Sin responsabilidades. Sin deberes. No sé cómo explicarlo
ahora. No podría. Lo diré como ocurrió: simplemente, mientras allá afuera
brillaba una luna redonda y enorme, yo me convertí en mi hermano.
Supe que estaba dentro de su piel cuando me di la vuelta y medio abrí
los ojos sólo para verme leyendo en la cama de junto bajo la tenue luz de
la lámpara.
—Ya duérmete, Lucila —dije con voz adormilada—. Apaga la luz.
Nadie pareció notar nada extraño en la mañana y yo, no sé si por
temor o por asombro, no dije nada. Hacía tiempo, en otro libro, había
leído la historia de un hombre que se despertaba convertido en escarabajo,
así que al comprobar que tenía piernas y manos, y que mi cara en el
espejo era todavía una cara humana, no pude sino agradecerlo. Cuando
fui al baño y descubrí que podía orinar de pie me llené de un gusto que
casi parecía vértigo. Toqué mi pelo y, cuando comprobé que era muy corto,
pensé en lo fácil que sería peinarlo. Incluso me dio alegría descubrir que
la pelusa que me brotaba sobre el labio superior por fin se veía adecuada
sobre mi rostro. Hubo un momento en que juré que caería desmayado de
un momento a otro. —Ya sabes que debes cuidar a tu hermana, Arlo
—me dijo mi madre antes de salir rumbo a la escuela,
justo antes de darme la bendición. Miré de reojo
a Lucila, pensando que era absurdo que me pidiera
algo así, pero asentí.
¡La de cosas extrañas que no pasaron! Arlo levantaba
la mano para responder a preguntas de historia
o de ciencias naturales. Arlo movía el pie izquierdo
cuando se aburría, de eso me di cuenta de inmediato.
Arlo volteaba a ver con mucha discreción
a una niña que se sentaba dos lugares atrás de
él, en la fila de junto. Arlo le sonreía como al
descuido, fingiendo que el encuentro de los ojos
había sido una mera casualidad y no el resultado de
un plan meticulosamente fraguado. Fue por mí a la salida y
me llevó, sana y salva, hasta la puerta de la casa, donde mi madre le
recibió los libros y, sin preguntarle mucho, le indicó la serie de lugares a
los que tendría que ir para recoger esto o lo otro.
Yo me iba a quejar, por supuesto, pero acordándome una vez más que
yo era él, no lo hice. Tomé sin chistar la lista de establecimientos que visitaría
y repasé los nombres de las personas a las que tendría que entregarles
un pantalón, un traje, dos camisas. Así fue como supe que mi
hermano, que sólo era un año más grande que yo, le ayudaba a mi papá
con la sastrería. Cuando llegué a casa, me dispuse a hacer la tarea. Observé
cómo mi mamá se alegraba de vernos y cómo se apresuraba a servir
los platos sobre la mesa. Su sonrisa era como un abrazo dentro del cual
no existía el frío o el calor. También me di cuenta de que ese bulto amorfo
que se desparramaba sobre el sillón era mi hermana Lucila quien, como
siempre, se entretenía en mundo de letras habitado por seres imaginarios
con los que hablaba a solas. Sólo tenía un año menos que yo y, sin embargo,
no era más que una niña fantasiosa y crédula que sólo a regañadientes
se nos unía a la hora de la cena.
Mi hermana y yo compartíamos el mismo cuarto desde siempre y por
eso habíamos tenido tiempo de sobra para vigilarnos. Yo estaba al tanto
incluso de que su mejor compañía era esa criatura azul que, en su imaginación,
seguía salvando a las víctimas de naufragios y asaltos y sequías
y otras muchas desgracias: La Condesa Azul. A ella, por cierto, fue a la
que extrañé primero en mi nueva vida como Arlo. Cuando veía el pizarrón
vacío o cuando hilvanaba telas, me preguntaba dónde andaría, a quién
andaría ayudando en esos momentos, sobre qué hombros se pasearía.
También me preguntaba si me extrañaría a mí.La inicial alegría provocada por
 mi metamorfosis pronto dio lugar a
la nostalgia. A medida que pasaron los días, tuve que reconocer que me
faltaban otras cosas. La vida de Arlo era interesante, pero estaba llena
de silencios. Papá hablaba poco con él; sus amigos contaban chistes o
gritaban, pero conversaban menos; mi mamá lo trataba con un precavido
silencio lleno de admiración o de miedo. Era cierto que Arlo tenía muchas
aventuras durante el día, andando de un lado a otro con los encargos de
la sastrería, pero también pasaba mucho tiempo solo. Las calles con frecuencia
parecían enormes bajo mis pasos. Las puertas sobre las que empuñaba
los nudillos eran altas como muros. Arlo tenía responsabilidades,
que cumplía con gusto o a la distraída, pero desconocía los distintos aromas
de la cocina. Él nunca había pelado mandarinas en el regazo de
mamá, ni había escuchado, como yo, tantas veces, las historias de la abuela
Eugenia mientras esperábamos a que estuviera lista la sopa de fideos.
Hubo un día en que hasta eso extrañé: el tiempo que desperdiciaba esperando
a que estuviera lista la sopa de fideos mientras la abuela Eugenia
contaba cómo, en sus tiempos, tenía que partir leña para poder hervir
agua. El colmo fue cuando mi mamá, haciendo lo que acostumbraba, llamó
a mi hermana para que la ayudara a lavar los trastos. Las vi de reojo
desde el cuarto de la tele con un anhelo muy raro: sus dos cuerpos juntos,
los hombros que se movían a la par. Eran madre e hija, en efecto, y algo
recóndito y fuerte pasaba entre ellas dos en ese momento. El aroma del
jabón. La consistencia del agua que fluye. La limpieza de los platos. Era
algo que iba más allá de la tarea a la mano. Algo más allá de los objetos.
Tenía que ver con lo que miraba ahora desde lejos: su cercanía, la coordinación
casi natural de sus movimientos. La sombra que se extendía, delgada
y fugaz, de una a la otra y viceversa.
Estaba a punto de llorar con el lápiz entre los dientes cuando se apareció
La Pequeña Azul cerca de mi libreta. La había olvidado, es cierto.
Entre una cosa y otra había perdido mi fe en sus poderes o, incluso, en su
existencia.
—Te sientes sola, ¿verdad? —me preguntó mientras ensayaba unos
extraños pasos de baile frente a mis ojos. Yo, tratando de frenar el escozor
que se me subía por la garganta, asentí.
—Y ahora, después de todos estos días, ¿ya quieres volver a ser tú?
—preguntó por preguntar, sabiendo de hecho la respuesta—. ¿Y si no
pudieras? —susurró, maliciosa, al tiempo que hacía una marometa.
Lo pensé por un rato. La vi con cautela.
—¿Pero podría seguir leyendo tus historias? —la interrogué al final,
con el ceño fruncido.
Ella, por toda respuesta, se rió. Luego, de un salto, se colocó, como la
había hecho hacer en tantas ocasiones, sobre mi hombro derecho.
—Es más fácil de lo que te imaginas —susurró. Su aliento olía a
frambuesas y a chicle. Se notaba que regresaba de alguna fiesta. Y luego,
por si me quedaba alguna duda, añadió:
—Ser todos los que quieras ser, Lucila.

La máquina del tiempo
Rosa Beltrán
El profesor Sigma, científico eminente, logró por fin construir la máquina
que devolvía las cosas perdidas. En cuanto se dio la noticia, todos en el
pueblo acudieron. No había quien no quisiera usarla, pues cada uno había
perdido algo en su vida que estaba ansioso por recuperar. El señor Gastón,
el hombre más rico del lugar, acudió en medio del acto. Estaba desesperado
por saber cuánto tenía en el banco. Había perdido la cuenta de los
ceros en su libreta de ahorros. La máquina se accionó y enseguida apareció
la cantidad de 1000000000000000000000000000000000000000000
00000000000000000000 pesos, que dejó boquiabierto a todo el mundo,
más aún cuando se supo que la cifra era precisa. Ante el asombro de la
multitud, el señor Gastón decidió comprar la máquina, invirtiendo peso
sobre peso lo que tenía. Su idea era cobrar por cada objeto que la gente
quisiera recuperar. El profesor Sigma, científico humanista, no tuvo objeción;
pensó que de esa forma, todos podrían tener algo de lo perdido y
que con la suma adquirida, la ciencia se beneficiaría al recibir un gran
estímulo para sus investigaciones. Así pues, vendió la máquina, previa
firma del contrato, y donó la cantidad completa a la Sociedad Científica
de Inventores de Máquinas y Artilugios Relacionados con el Tiempo.
Pero los precios del señor Gastón resultaron altísimos. Quería recobrar
su inversión y, de ser posible, centuplicarla cuando menos. Mas, como
la gente no tenía el dinero necesario, el dueño acordó recibir lo que cada
uno tuviera e irle devolviendo lo perdido en abonos. Para ello, accionaría
la máquina en forma parcial, sin bajar la palanca del todo.
La primera en llegar fue la cocinera del pueblo, que algo de dinero
tenía dada su abundante clientela, pues para comer y gastar todo es cosa
de empezar. Asentó una gran bolsa con billetes, se paró frente al artefacto
aquél y pidió que volviera su amor. Por un orificio salió un gordo majadero
que enseguida le pegó porque se le había salado la sopa. Luego, se
acercó un viejo que junto con los años había perdido la alegría. Pagó la
suma reunida, accionó la palanca hasta la mitad y esperó. Volvieron los
años, pero no la alegría. Un par de nietas acudió a buscar a su abuelo. Lo
único que regresó fue el bastón y el sombrero. La gente se empezó a decepcionar.
Comenzó a preguntarse sobre la utilidad del invento. Pero la
esperanza muere al último, así que llegó por fin un niño que había perdido
a su perro. Agitó su alcancía y se la dio al señor Gastón, quien no tuvo más
remedio que recibirla y jalar un centímetro la palanca, torciendo
la boca. Sólo regresaron el olor y las pulgas. Junto con el chasco, el niño
se ganó el mal humor de su madre, pues por más que se bañara y tallara
con bastante jabón, no dejó de seguirlo un olor a perro y un comité de
pulgas que lo hacía rascarse todo el tiempo.
Decepcionado, el profesor Sigma, científico honorable, se presentó
frente al comprador. Su invento no había sido destinado para ese uso, explicó.
Lo perdido debía regresar completo. De no ser así, se haría mala fama
a la ciencia, la máquina se descompondría, su nombre de científico sería
pisoteado… En fin, que si no se daba el uso correcto al aparato, estaba
decidido a devolver la inversión. El señor Gastón acordó buscar a personas
pudientes, de preferencia extranjeros, y bajar la palanca hasta el tope.
La señora Pírrica (una mujer muy, muy rica) pidió que le fuera devuelto
un collar de esmeraldas que le habían robado, ya no se acordaba
en cuál revolución. Pagó una barbaridad, el señor Gastón hizo una caravana
y jaló la palanca hasta el piso. El collar volvió íntegro, pero la Señora
no se conformó. Dijo, con gran decepción, que en su recuerdo el collar
era mucho más bello. El Duque de No Sé Cuántos —pues no sabía cuántos
reinos tuvo y perdió— exigió que se los devolvieran uno a uno. La
máquina funcionó, pero los reinos regresaron poblados con gente que ni
siquiera sabía hablar su lengua y entre la que había muchos pobres que
el Duque antes no vio.
Ante tal desastre, el pueblo se amotinó, incluido el señor Gastón, frente
a la Sociedad Científica de Inventores, para que le devolvieran su dinero.
Como ésta lo había gastado ya en otro invento donde era posible pensar
el día menos pensado, no pudo devolver la suma, con lo cual la gente
fue a armarse con picos y palos para destruir la máquina. Y fue destruida,
a la vista de todos, en la plaza. El profesor Sigma, científico intachable,
dio la media vuelta y volvió a su labor. Según declaró, el experimento
había sido un éxito. El problema estaba en la gente, que había perdido el
sentido de lo que podría hacerse con tan prodigioso invento.

Consuelo y la muñeca de cera
Beatriz Espejo
Cada vez que su mamá anunciaba el viaje a Puebla, Consuelo sentía que
le daba un vuelco el corazón de puro gusto. Apenas subía al autobús con
su mochila roja en los hombros, y antes de colocarla bajo su asiento, pedía
la ventanilla para mirar el panorama que cambiaba en el camino. Aunque
encendían el televisor y pasaban películas, prefería observar el recorrido.
Dejaba atrás las huertas de mangos y naranjas, los platanales, y de esa
vegetación tropical llegaba a otras menos generosas, pero hasta en pasajes
áridos todas las casas pobladas tenían flores dentro de latas, macetas
o desde el trecho de la entrada bugambilias esponjosas como árboles con
sus colores deslumbrantes. ¡Son tan diversos los paisajes de México que
van de la costa al altiplano! ¡Y los climas! Así que cerca del Pico de Orizaba
rodeado de nubes, rozando el cielo con la punta blanca, Consuelo
abrió su mochila buscando un suéter que evitara cualquier resfrío. Quería
mantenerse en buenas condiciones y aprovechar la oportunidad. Sólo un
mes al año se le presentaba cuando las tías llamaban invitándolas a huir
del sudoroso agosto para disfrutar su mansión colonial de grandes patios
y recámaras con vigas en el techo, donde en la sala había un cuadro de la
bisabuela sobre la que nadie debía averiguar cómo fue el tiempo de su
vida rodeado de susurros.
—¿Verdad que es una obra maestra? Los encargados de Museo Bello
han querido comprárnoslo, pero les hemos contestado que no se vende
—decían y se miraban nostálgicas las manos en que brillaban menos
anillos.
Por esa ruta, los pasajeros a la capital encontrarían, además del Pico,
otros dos volcanes, el Iztaccíhuatl y el Popocatépetl lanzando enfurecido
hacia el espacio abierto fumarolas que asustan al más valiente. En realidad
se trataba de dos guardianes cargando una leyenda amorosa a cuestas.
¿Quién habrá inventado que ella con su silueta ondulante era una
mujer dormida y él tan altivo y enojón se encargaba de cuidar su sueño?
La realidad se confunde con la poesía. Permanece alrededor de nosotros
si sabemos escucharla; pero únicamente los grandes poetas llegan al corazón
de los hombres; sin embargo Consuelo todavía no acababa de entender
tales cuestiones. En cambio, su mirada oscura traspasaba el aire
como si todo lo que veía pudiera enriquecerla.
En la estación, las tías movían los brazos para ser descubiertas
entre la gente. Habían envejecido desde el último encuentro, una arruga
por acá, una cana por allá. Estaban más gordas, cosa que no cambiaba
su ánimo ni sus deseos de atenderlas. Se proponían divertirlas y
conversar con su hermana menor paseando por calles llenas de hoteles,
conventos, capillas e iglesias donde había santos milagrosos. Y claro
irían a la catedral. Contemplarían nuevamente la reja de ángeles y el
magnífico órgano, con sus fuelles, su teclado de varios registros ordenados
para que durante las misas solemnes los coros y la música treparan
hasta las bóvedas, franquearan los portones y retumbaran contra aquellos
muros centenarios. Irían también al mercado y al Parián donde la
niña encontraría toda clase de baratijas y tableros de ajedrez que trajeron
a cuento recordando que participaba en torneos de su escuela y a lo
mejor representaría al país en un campeonato internacional. Las propuestas
no resultaban novedosas pero a Consuelo le encantaba volver.
Ni su mamá ni sus tías trabajaban de adivinas y jamás mencionaron
una dulcería que la embelesaba por su espejo de marco dorado, hecho
para un palacio, abarcando la pared entera. Un par de viejitas guardaban
polvos de mole rojo y verde sazonados por ellas mismas. Los vendían a
clientas favoritas capaces de apreciarlos. La mamá de la niña se contaba
entre las agraciadas y siempre llegaban allí antes de regresar al puerto;
pero Consuelo propuso que fueran enseguida. Así se encontró ante el
mostrador. Sólo el fleco y una parte de su frente alcanzaban a reflejarse
sobre la enorme luna. Sus ojos recorrían cajas con camotes de varios sabores
envueltos en papel encerado, galletas de nuez, almendras y manteca
con sabor a limón acomodadas en montecitos, diminutos muebles de
palo, jarros miniatura que ya nadie compraba convertidos en reliquias y
¡claro, las muñecas con cabeza de cera y cuerpo de trapo! Por algún motivo,
Consuelo dejaba a un lado su nintendo tan de moda planeando vestir
una de esas muñecas que se empolvaban bajo el vidrio y escogía la del
peinado con rizos en la coronilla.
Las tías guardaban en su caserón cosas viejas. Les costaba desprenderse
de los triques. Tenían costales de ropa. Y Consuelo escogía terciopelos,
brocados, rasos plateados para coser un vestido dándose vuelo,
después de la comida y mientras sus parientes descansaban por tanto
caminar. Reproduciría lo mejor posible aquel atuendo de la señora retratada
entre cojines apoyando su cabeza en una mano y sosteniendo con la
otra un libro a medio leer. Su expresión aburrida decía que mataban las
horas; esas horas que a su mamá no le alcanzaban pues el ocio se había
fugado sin remedio y las mujeres actuales andaban corriendo de un lado
a otro. Los días volaron y llegaron las despedidas. Luego de besos, abrazos y
planes para la próxima reunión. Consuelo guardó en su mochila roja la muñeca
vestida como duquesa. El trajecito fue muy celebrado y hasta oyó decir
en voz baja que había sacado el buen gusto familiar y parecía niña de otra
época. Nunca supieron que cuando pensaba en el futuro imaginaba pasarelas
con desfiles de modelos presentando sus diseños. Acababa de terminar una
primera creación. Pero el destino suele ser cruel y sangriento. Tan pronto
llegaron a Veracruz la muñeca
sudaba, había perdido la
nariz y el cabello se derretía en
hilos negros escurriéndole sobre la
cara con el calor indomable. Sobrevino
la tragedia. Ningún poder en el
mundo era suficiente para consolar a
Consuelo que subía y bajaba las escaleras,
recorría pasillos y cuartos en medio
de lágrimas y gritos destemplados. Su madre
asustada prometía comprarle otra muñeca,
mandarla buscar. Nada. Seguía llorando convencida
de que la sustituta sufriría la misma
desgracia y como si una ilusión se le escapara rumbo
al mar abierto. Pero de pronto, sin causa aparente,
su llanto fue iluminado por una idea. Inventaría un
antifaz igual a los que usan en los carnavales, se fundiría
con la cera y nunca lograrían despegarlo. Le pondría una
plumita que se trajo de un sombrero y a la bisabuela le
agregaría otro misterio.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...