Material académico dígital en pdf gratuito para estudiantes y profesores

LIBRO DE LECTURAS DE TERCERO DE PRIMARIA RIEB 2013 SEP MEXICO DE DESCARGA GRATIS TEXTO PDF

Esta edición del Libro de lecturas. Tercer grado fue desarrollada por la Dirección General de Materiales Este Libro de lecturas contribuirá a que, por una parte, los alumnos lean por placer, amplíen sus conocimientos generales y fortalezcan los valores para la convivencia familiar; por la otra, a estimular la participación de los padres de familia en la tarea de fomentar la competencia lectora y el progreso educativo de sus hijos. El apoyo de las familias es esencial para el desarrollo del hábito de la lectura en los niños y jóvenes, por ello las convocamos a participar con nosotros en el propósito de hacer de la práctica lectora una actividad placentera. Cabe recordar a los padres la importancia de que sus hijos sean capaces de leer correctamente desde pequeños, ya que la eficacia en la comprensión lectora está directamente relacionada con el éxito en la escuela y en el futuro profesional. Por las razones antes mencionadas, mejorar los niveles de lectura en nuestro país debe ser una labor y un compromiso compartidos. Para alcanzar este objetivo, el libro que hoy tienen en sus manos ha sido concebido como un instrumento para impulsar la práctica de la lectura en la familia y cerrar la brecha entre el libro y el alumno.

A lo largo de nuestra vida, la lectura es una habilidad indispensable para el aprendizaje. Con los libros saciamos nuestra curiosidad sobre los temas que nos interesan y se nos abren las puertas a mundos llenos de imaginación y aventura. Este libro ofrece una serie de textos que han sido seleccionados para despertar el gusto por la lectura. Conviene adelantar que la lectura, como muchas otras actividades, requiere entrenamiento y práctica, así, lo que en un principio parece complicado y de poco interés, con la práctica será diferente: se convertirán en lectores expertos, se divertirán y podrán compartir su experiencia con los demás. La lectura es una empresa importante en la que alumnos, familia y maestros
debemos trabajar. La adquisición de la fluidez lectora permitirá, por medio de
la práctica y la retroalimentación constantes, desarrollar la habilidad de leer un
texto de manera rápida, precisa y con la dicción adecuada, para mejorar el rendimiento
académico y conseguir el éxito escolar.
Por lo anterior, es recomendable abrir un espacio de intercambio de experiencias
sobre la práctica de la lectura en la escuela y en el hogar, que funcione de manera
periódica (mensual, quincenal o semanal), en el que se comenten las lecturas, las
dificultades que se enfrentaron y las sugerencias, generales y particulares acerca de
los temas planteados en la sección “Para comentar la lectura”.
La historia de un pequeño héroe
de la guerra de Independencia
Carlos Alberto Reyes Tosqui
Calaveritas
Francisco Hernández
La bujía
José Agustín Escamilla Viveros
Inundaciones
Maia Fernández Miret
La historia de Margarita
Martha Liliana Huerta Ortega
El galardón
Norma Guadalupe Ramírez Sanabria
Una visita inesperada
Bárbara Atilano Luna
Adivinanza
Oscar Osorio Beristain
El sol de todos
Víctor Manuel Banda Monroy
El diario de Ana Frank
La vocal perdida
Carlos Ramos Burboa
René Hernández Rivera y su pasión
por los dinosaurios
Mónica Genis Chimal
Mi amigo el árbol
Martha Judith Oros Luengo
La reunión de las frutas
Estela Maldonado Chávez
Grandes mujeres medallistas
Martha Liliana Huerta Ortega
Cricket contra el monstruo sin dientes
Hugo Alfredo Hinojosa
Desde chiquito, “picoso”
Julia González Quiroz

CLICK AQUI PARA OTRA OPCION DE DESCARGA PDF
Leer en familia les dará la oportunidad de practicar diversas formas de leer, propiciará
un espacio de convivencia que fortalecerá significativamente el aprendizaje escolar
de los alumnos. Compartir la lectura con quienes nos rodean cumple varios propósitos:
buscar información, dar solución a situaciones problemáticas y conocer escenarios,
ambientes y entornos, que les permitan analizar, comparar y tomar decisiones.
A continuación presentamos algunas sugerencias que pueden apoyar la práctica
de la lectura en casa:
• Acordar en familia el momento del día que dedicarán a la lectura.
• Elegir un lugar tranquilo, agradable y con suficiente iluminación.
• Seleccionar juntos la lectura.
• En el caso de los más pequeños, conviene realizar la lectura siguiendo el texto
con el dedo, de esta manera se relacionará la oralidad con la escritura de las
palabras, es decir, se reconocerá que “lo que está escrito, se puede leer”.
• Comentar el título con la idea de anticipar el contenido del texto y expresar
lo que se sabe del tema.
• Platicar sobre las imágenes para que los niños puedan recrear lo que están
leyendo.
• Pedir a los niños que identifiquen y nombren los personajes y lugares de la
historia.
• Interrumpir la lectura y preguntarles qué creen que sucederá a continuación.
• Propiciar que los niños hagan comentarios sobre la historia, que cambien algún
pasaje, a fin de promover la comprensión del texto y favorecer su creatividad.
• Alternar el lugar de lector, pues un buen lector se hace con la práctica.
• Al concluir la lectura, conversar acerca de lo que leyeron. En este momento
es recomendable revisar con los niños o jóvenes las palabras que hayan omitido
o leído de manera incorrecta.
• Recurrir a la sección “Para comentar la lectura”, pues en ella se ofrece una
serie de temas y preguntas relacionadas con cada texto. Es un complemento
a las sugerencias, ideas y actividades que cada acompañante de lectura
proponga.
Recuerden que el maestro siempre está dispuesto a apoyarlos.
¡Disfruten en familia la experiencia de la lectura!


La historia de un pequeño héroe de la guerra de Independencia
Carlos Alberto Reyes Tosqui
Hace 200 años, aproximadamente,

cuando nuestro país luchaba por lograr su
Independencia, en las filas del ejército
insurgente que mandaba el General José
María Morelos y Pavón, había un grupo
de niños de entre 10 y 13 años de edad.
Los llamaban “los emulantes” porque
imitaban o seguían el ejemplo de
las buenas acciones y los actos
heróicos de otros.
Uno de esos niños,
llamado Narciso Mendoza,
realizó una acción que le
valió ser considerado como un
héroe. Esta historia la conocemos
porque Narciso, siendo una persona
adulta, en una carta dirigida a su
mejor amigo, Juan Nepomuceno
Almonte, quien era hijo del
general Morelos narró la forma
como llegó a ser un héroe.

Durante el ataque al ejército insurgente en
la ciudad de Cuautla, en el actual estado de Morelos,
el ejército realista estaba a punto de tomar
prisioneros a algunos soldados insurgentes, cuando
Narciso alcanzó a llegar donde estaba un
cañón, prendió la mecha y con ello logró detener
el avance del enemigo. De esa manera los insurgentes
salieron del apuro en que se encontraban.
En la acción, Narciso fue herido en el brazo
izquierdo por un soldado realista. Desde entonces,
por tan gloriosa acción, en ese lugar se colocó
una inscripción que decía: “Calle de San Diego y
valor de Narciso Mendoza”.


Calaveritas
Francisco Hernández
Santo, el enmascarado de plata

El luchador más famoso,
de todos crema y nata,
era Santo el asombroso,
con su máscara de plata.
Nadie le podía ganar,
sobre un “ring” era la ley.
Hubo quien lo vio volar
de México a Monterrey.
Las “llaves” las inventaba
a casi dos mil por hora.
Pero la muerte acechaba
con su fatal “quebradora”.
Vamos a extrañar a Santo,
ya lo quitaron del medio.
Pero al admirarlo tanto,
decimos: “¡Santo remedio!”.


La bujía
José Agustín Escamilla Viveros
“Lo que empieza con gran coraje, termina con gran vergüenza”,

sentencia un dicho popular. Don Juan lo comprobó.
El viernes fue al pueblo a comprar las refacciones para
que afinaran su camioneta, entre ellas, cuatro bujías. Pagó y
guardó las piezas en una mochila grande y volvió a su rancho.
Al día siguiente, al entregarle las refacciones a su sobrino
Melquiades, se dio cuenta de que la caja de una de las bujías
estaba vacía, aunque el empaque estaba perfectamente cerrado,
como los demás. Puso la caja en una bolsa y muy enojado
regresó al pueblo.
Cuando don Sebastián, el dueño de la refaccionaria, vio
llegar a don Juan intentó saludarlo, pero no pudo porque don
Juan le gritó:
—¡Usted es un ladrón! —al tiempo que aventó la caja de
la bujía en el mostrador. También dijo muchas palabras, groseras,
rasposas, filosas, hirientes, de esas que causan mucho
dolor a quien las recibe.
—¡Cálmese, don Juan!, seguramente hay un malentendido
—dijo don Sebastián.
—¡Qué malentendido ni qué nada. Me vendió una caja
vacía! —contestó don Juan, y de su boca salieron de nuevo
sapos, culebras, alacranes y otras palabras tan groseras que
nadie se atrevía a repetirlas.
Los vecinos del pueblo llegaron atraídos por los gritos
de don Juan. Cuando él se acercó a don Sebastián para intentar
golpearlo, varias manos lo sujetaron. Forcejeó, pataleó y
gritó barbaridades contra todo el poblado.






Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...