Material académico dígital en pdf gratuito para estudiantes y profesores

LIBRO DE LENGUAJE Y COMUNICACIÓN 4 DE MEDIA 2013 DEL ESTUDIANTE CHILE EDICIONES SM GRATIS PDF

Este texto de estudio posee tres bloques de dos unidades cada uno. Esta división responde a la división temática de las unidades, que apunta hacia la reflexión que puedas hacer sobre tu futuro rol en la sociedad desde lo que eres como ser humano. Las imágenes relacionadas con los temas y contenidos que se tratan en el bloque están dispuestas de una manera sugerente y simbólica, agrupando los temas de las dos unidades que lo forman. Esto responde a la intención de que, desde la observación, te conectes con tus experiencias y junto a tus compañeros y compañeras realices actividades de reflexión y conversación acerca del mundo.
El uso de un texto escolar no es ajeno a esta útil estrategia previa de lectura. Esta especie de mapa mental que generas te sitúa en un contexto y te permite, más tarde, buscar con mayor facilidad los elementos que necesites.

¿Qué es ser persona?
Evaluar información implícita y explícita de un texto: transformar
En esta sección trabajarás en la resolución de actividades y preguntas, para que el desafío de cada actividad se transforme en un logro. Recuerda que es una habilidad que desarrollarás, por lo que puede que no obtengas los resultados que quisieras de manera inmediata. Muchas veces te habrá ocurrido que, al enfrentarte a un texto para trabajar la comprensión de lectura, notas que está escrito en un lenguaje especial que debes “traducir” para poder comprenderlo a cabalidad. La habilidad o el modo de razonamiento que se requiere en este caso es el de transformar el texto al lenguaje habitual.
¿Qué es transformar?
¿Cómo transformar expresiones poéticas al lenguaje habitual?

La revolución literaria del siglo XX
La literatura es un arte que permite relacionarse con ella desde múltiples perspectivas. Desde el lenguaje que utiliza, los mundos a los que nos invita a entrar y los mensajes que entrega sin decirlos, hasta la capacidad de entretenernos, encantarnos, desencantarnos, emocionarnos, hacernos reflexionar o reír. La literatura genera múltiples emociones y sensaciones; a veces, sin embargo, sucede que podemos comprenderla de una manera mucho más rica, pero para lograrlo debemos trabajar en ello. Para esto te entregamos un panorama global de lo que ocurría en las sociedades occidentales a principios del siglo XX y que determina el surgimiento del ensayo, tipo textual que trabajarás en esta unidad. Acepta el desafío de leer literatura un poco más allá de lo que las palabras nos dicen.

La situación del sujeto contemporáneo
Luego del surgimiento y desarrollo de los movimientos artísticos denominados vanguardias,
en la primera mitad del siglo XX aparece un nuevo paradigma o modelo
cultural. Frente a los rígidos cánones del siglo XIX, en los que la objetividad y la racionalidad
jugaban un papel fundamental, el siglo XX llega con una nueva sensibilidad
que valoriza la subjetividad y la irracionalidad. Los escritores contemporáneos dejan
de preocuparse únicamente por el entorno social o por los acontecimientos concretos
de la vida de sus personajes, para abrir paso a la experiencia subjetiva y romper así
con la idea de una realidad absoluta, igual para todos. El pesimismo generado tras
la Primera Guerra Mundial y la aparición de nuevas corrientes de pensamiento en
distintas áreas del saber, cuyos postulados fueron tan innovadores para la época que
modificaron el curso del pensamiento occidental tradicional, crearon un terreno fértil
para un cambio en el concepto de ser humano.
Estos planteamientos surgieron de pensadores como Sigmund Freud (1856-1939),
quien develó la existencia de una dimensión inconsciente en el ser humano, más poderosa
aún que el ámbito consciente; Friedrich Nietzsche (1844-1900), que postuló
la supremacía de la voluntad como motor de la vida sobre la tiranía impuesta por
la razón; y Albert Einstein (1879-1955), quien a través de su “Teoría general de la
relatividad” le otorgó a la física un carácter de indeterminación, idea que se extendió
hacia otras áreas del saber. Estos nuevos planteamientos destruyen las antiguas concepciones
y valores en los que se sustentaba la cultura occidental, fundada en la fe
ciega en la razón y en el desarrollo científico como camino a la felicidad y que literariamente
se expresó a través de movimientos como el Realismo y el Naturalismo. Para
los intelectuales del siglo XX ya no hay certeza ni seguridad, las verdades absolutas
caen frente a la idea de una realidad relativa, incierta y compleja, al integrar como
parte de ella dimensiones desconocidas e inexploradas; el inconsciente, el mundo
onírico y la libre expresión de la irracionalidad hacen que la realidad se deje de considerar
como un todo unívoco. En definitiva, el desmoronamiento de los valores que
sustentan la existencia, el terror a la guerra y la angustia frente a la incertidumbre de
la vida, son causas que desencadenan la crisis del ser humano.

El ensayo
En el siglo XX el uso literario del ensayo cobra especial importancia. Se trata de un tipo de
texto fronterizo, situado en el límite entre literatura y reflexión pura. Si bien las ciencias humanas
lo emplean con frecuencia, también el ámbito de las ciencias naturales y exactas lo
utiliza como medio de difusión de ideas e instancia de cuestionamiento y reflexión.
Pese a que el concepto ha variado a lo largo del tiempo, hay consenso en que el creador
del género es el escritor francés Michel de Montaigne, quien en su obra Ensayos (1580)
estableció las características básicas del género, basadas principalmente en la singularidad
de las ideas expresadas, que se vinculan directamente con la personalidad del autor.
Actualmente es posible reconocer las siguientes características distintivas del género.

Contexto de producción
En 1942, en tiempos en que Francia estaba ocupada por los nazis, Camus escribe su
ensayo El mito de Sísifo en el que expone su concepto del absurdo y su aceptación de
“la ausencia total de esperanza (que no es sinónimo de desesperación), de un continuo
rechazo (que no equivale a la renuncia) y de una insatisfacción consciente, que no
es lo mismo que la ansiedad juvenil”. En él sostiene que la pregunta fundamental de la
existencia humana es si la vida merece la pena de ser vivida. Así, emplea al mítico Sísifo
como modelo de héroe absurdo, quien a causa de “su desprecio de los dioses, su odio
a la muerte y su apasionamiento por la vida” es condenado a empujar una roca hasta la
cima de una colina, desde donde la roca vuelve a caer y él debe subirla nuevamente.
En esta obra pictórica se manifiesta el mismo hastío de Sísifo ante su destino y la dualidad
de una existencia bifurcada por la razón y la irracionalidad.



Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...