Material académico dígital en pdf gratuito para estudiantes y profesores

TEXTO DE FORMACION CIVICA Y ETICA DE CUARTO DE PRIMARIA RIEB 2013 SEP MEXICO DE DESCARGA GRATIS LIBRO PDF

Con tu trabajo en la asignatura de Formación Cívica  y Ética podrás aprender respecto a tu persona, tus emociones, sentimientos y cambios físicos. Estarás en mejor disposición de comprender a tus familiares, amigos y vecinos para hacer de tu vida diaria una vida feliz y pacífica.
Este libro de texto de Formación Cívica y Ética fue escrito para ti con mucho cariño y profesionalismo. Contiene información confiable para que tú y tus maestros se sirvan de ella en el trabajo cotidiano del aula. Cada una de las secciones aborda contenidos para el logro paulatino de las competencias planteadas en el programa de la asignatura. En las páginas de este texto también encontrarás fábulas y ejercicios que te llevarán a conocer un poco más tu país, sus costumbres y tradiciones, su forma de vida actual y sobre todo su gente, tus compatriotas.
Esperamos que los textos y las imágenes de este libro te lleven a investigar, pensar, descubrir y aprender. Tomamos como tema el movimiento de Independencia.
Niños y niñas cuidan de su salud e integridad personal 8
Platiquemos 10
Para aprender más 16
Para hacer 20
Ejercicios 22
Autoevaluación 27
Bloque 2 El ejercicio de mi libertad y el respeto a los derechos propios y ajenos 28
Platiquemos 30
Para aprender más 36
Para hacer 44
Ejercicios 46
Autoevaluación 51
Índice
Formación Cívica y Ética • Cuarto grado
Bloque 3 México: país diverso y plural 52
Platiquemos 54
Para aprender más 60
Para hacer 68
Ejercicios 70
Autoevaluación 75
Bloque 4 México: país de leyes 76
Platiquemos 78
Para aprender más 84
Para hacer 94
Ejercicios 96
Autoevaluación 101
Bloque 5 Participación ciudadana y vida social pacífica 102
Platiquemos 104
Para aprender más 110
Para hacer 116
Ejercicios 118
Autoevaluación 121
Himno Nacional Mexicano 122

CLICK AQUI PARA OTRA OPCION DE DESCARGA PDF
Niños y niñas cuidan de su salud e integridad personal
Eres una persona con características propias. Además, estás en constante cambio. Tal vez no te has dado cuenta de los cambios que has tenido en tu cuerpo y en tu mente al desarrollarte. Pero, si piensas en eso, verás que tu cuerpo al crecer ha adquirido destreza y fuerza, y tu mente comprende que se te enseñan nuevos temas. Al mismo tiempo que tus habilidades, han ido variando tus gustos, intereses y deseos de hacer cosas nuevas; ahora te complace realizar actividades que no te exigen ni tu familia ni tu escuela.
En cuanto a tus amigos, te relacionas con niñas y niños de tu edad con quienes compartes el aula escolar. Tu vida social se va ampliando. Estás en una edad en la cual todavía dependes en mucho de la protección de los mayores, como son tus parientes y maestros. Sin embargo, te sientes y eres más responsable que antes de asuntos tuyos, de tu familia y de tu localidad. También has adquirido mayor  confianza en ti porque conoces mejor tus derechos. Este conocimiento te da la facultad de evitar algún abuso que tus compañeros o alguien quiera ejercer contra ti. Por ejemplo, sabes que es derecho de las niñas y de los niños recibir información para tomar decisiones adecuadas. Por eso al conocer las ventajas y los riesgos del Internet, tomarás las precauciones necesarias para protegerte.
Tu creciente capacidad de expresarte claramente te ayuda a comprender tus sensaciones, sentimientos o emociones. Las sensaciones son tu respuesta a estímulos elementales. Así, por ejemplo, si te lastimas con un clavo, tienes la sensación de dolor; y de calor, si te expones a los rayos del sol. En cambio, los sentimientos implican la combinación de sensaciones y percepciones Por ejemplo, tienes la sensación de bienestar que te
proporciona estar junto a tu mamá pero, además, percibes su presencia física, su aspecto, su ternura, la manera como te mira, y tienes una emoción: la del amor hacia ella.
Tus emociones cambian, y es preciso que las conozcas como parte de ti. Son rasgos tuyos.
Al vivir con personas de tu familia, del barrio, de tu escuela así como
de tu localidad, has notado que cada una tiene rasgos que la distinguen,
y que ha desarrollado diferentes cualidades; es decir, destrezas
y virtudes, las cuales muestran en su trabajo y en la vida social.
El trabajo es la base de la vida en sociedad. En tu localidad tratas
a personas que saben trabajar en el campo y que lo hacen fructificar;
a otras que enseñan de tal modo que hacen que aprendas con
facilidad y gusto; a gente que toca algún instrumento musical; a
deportistas notables; a marineros que cuentan historias de lugares
diversas. lejanos; a soldados valientes que defienden la soberanía nacional;
también a personas mayores sabias; a amigos y parientes generosos.
En cada una de estas personas puedes encontrar diferentes
cualidades valiosas.
En México todas las personas tenemos los mismos derechos, aunque
hay entre nosotros similitudes y diferencias. Las diversidades
culturales se refieren a las distintas formas de vida de las comunidades,
a las costumbres y tradiciones especiales que tenga cada
persona.
Los diferentes rasgos culturales que percibes entre la gente con la
cual convives o de la cual tienes noticia mediante la lectura o por
los medios de comunicación, surgen del ser humano y de su creatividad;
pero las diferencias económicas y sociales son, muchas de
ellas, resultado de diferencias en las oportunidades para educarse,
tener salud, empleo y vivienda.
Una diferencia que divide a la humanidad en dos partes casi iguales
es la del sexo. Si hablamos acerca de diferencias biológicas entre
hombres y mujeres, nos referimos al sexo; si son diferencias o expectativas
culturales, al género.Las diferencias de género entre niñas y niños varían en cada cultura.
Por ejemplo, en algunos países la costura es considerada una
actividad masculina; en otras, femenina; y en otras más, es indiferente
si son hombres o mujeres quienes la realizan.
Las diferencias culturales entre mujeres y hombres también varían
con el tiempo. Por ejemplo, durante el Virreinato en México las
mujeres no tenían derecho a estudiar en la universidad. Ahora, más
de la mitad de los estudiantes de licenciatura son mujeres.
En la medida en que existan más oportunidades educativas para
mujeres y hombres, los papeles sociales y los oficios son ahora desempeñados
por unas y otros. Tanto mujeres como hombres estudian
y trabajan y, cuando forman pareja y establecen una familia,
comparten las tareas domésticas. Esto ha creado mayor equidad
en nuestro país. En la actualidad, las leyes de México establecen
las mismas libertades para hombres y mujeres.
Conoces la pobreza de muchos de tus compatriotas, y has visto a
numerosas familias trabajar arduamente para superar las condiciones
de necesidad que las afligen. Seguramente, has pensado que
es primordial ayudarlas.Los seres humanos tenemos enorme potencial: esto quiere decir
que, si nos lo proponemos, podemos hacer grandes y excelentes
cosas; por ejemplo, aprender, comunicarnos, trabajar; cuidar, transformar
y mejorar el mundo; ayudarnos y defendernos unos a otros,
conocernos, conocer nuestra historia y vivir en sociedad.
Para que los seres humanos desarrollemos este potencial son esenciales
la salud, la seguridad, el estudio y la vida social; también que
haya justicia y equidad en la producción y repartición de los bienes,
así como apego a la legalidad.
Tu experiencia escolar te demuestra que el trabajo con otros te
ayuda a alcanzar metas compartidas. Al conocer y apreciar las cualidades
y capacidades de otras personas, descubres y desarrollas las
tuyas.
Tal vez, el saber más importante del género humano y de cada persona
sea el de conocerse a sí mismo. Así, concluimos que es más,
mucho más, lo que nos une que lo que nos separa del resto de las
personas.

¿Quién trabaja para promover tu salud?
Para cuidar la salud se requiere de la labor de
médicos, enfermeros, camilleros, especialistas
de las diversas ramas de la medicina, investigadores,
instrumentistas, laboratoristas,
mecánicos, administradores de instituciones
hospitalarias, personal de limpieza, nutriólogos,
cocineros, biotecnólogos, rehabilitadores...
¡un verdadero equipo profesional!

Educación para todos y para todas
En nuestro país se fundaron escuelas para
ciegos y para sordomudos desde el siglo xix,
como una manera de garantizar la educación
para todos y construir una verdadera democracia.
En 1867, se formó una Escuela Normal;
es decir, una escuela que forma maestros
para personas con problemas de audición y
de habla. Es muy importante que los niños con
alguna discapacidad vayan a la escuela y
obtengan educación con otros de su edad.
El compañerismo y la solidaridad que tú, tus
compañeros y maestros individualmente y
en grupo muestren a quienes presenten
alguna dificultad serán en
beneficio de todos. Es derecho de
todos los niños asistir a la escuela
y aprender.

Cooperación
La cooperación hace que se logren de mejor manera los proyectos que requieren
esfuerzo, participación y recursos de dos o más personas. Al cooperar
las personas trabajan de manera conjunta para alcanzar un mismo fin.
Cuando un grupo coopera es más seguro que alcance las metas propuestas,
pero, además, que las personas se sientan unidas, pues cada una
va descubriendo sus propias potencialidades y las desarrolla con el apoyo
de las otras. Así, los logros de unas son los logros de las demás, y los lazos
se vuelven más fuertes. Para que la cooperación muestre resultados es necesaria la presencia de
valores como el diálogo, el respeto y la tolerancia.
Las personas forman agrupaciones que se llaman “cooperativas” porque
toman como principio básico la cooperación. Algunas se dedican a producir
mercancías y otras las adquieren y las venden a precios justos. En ambos
casos, los integrantes de la cooperativa trabajan para beneficiarse mutuamente.
¿En tu escuela hay una cooperativa de la que formes parte? Investiga
cómo funciona, sus propósitos y cómo tomar
las decisiones para beneficiar
a la comunidad escolar.
Para difundir los resultados de su investigación pueden preparar juntos un
periódico mural.

Decidir
La información te ayuda a tomar mejores decisiones. El derecho a la información
es uno de tus derechos. Sin duda tu familia ha procurado que te alimentes bien para proteger tu salud
y desarrollo. Ahora tu participación es muy importante; tú puedes decidir alimentarte
sanamente y preparar alimentos sabrosos para llevar a tu escuela. Con ese
propósito:
1. Investiga qué alimentos son necesarios para tu crecimiento. Puedes acudir
al centro de salud de tu localidad, consultar en libros o a través de Internet.
Para tomar decisiones adecuadas es muy importante tener información.
2. Acude al mercado a investigar cuáles están disponibles y su precio.
3. Comenta con tus papás cuáles de esos productos pueden adquirirse. Tomen en
cuenta que la fruta y la verdura de la temporada son más económicas y abundantes.
4. Investiga recetas o inventa con tu familia algunas en las que se utilicen productos
nutritivos.
5. Ordena tus actividades para que puedas preparar tus alimentos cuidando las
condiciones de higiene necesarias.
6. Prefiere las bebidas naturales y cuida que estén preparadas con agua potable.
7. Reduce el consumo de golosinas y productos chatarra que no te nutren y dañan
tu salud.

El ejercicio de mi libertad y el respeto a los derechos propios y ajenos
La vida social pacífica es posible solamente gracias al respeto que
todos debemos tener hacia ciertos valores que pertenecen a cada
uno de los mexicanos. Estos valores están plasmados en la Constitución
Política de los Estados Unidos Mexicanos.
Entre estos valores destaca el de la libertad de cada uno, la cual,
como ya sabes, está limitada por la libertad de los demás.
La libertad que nos garantiza la ley es la base de nuestro desarrollo
como personas y como pueblos. Tanto las personas como los
pueblos tenemos oportunidad de reflexionar sobre nuestros actos
y decidir cómo actuar.
Los límites a nuestra libertad son los que nos impone la libertad
de los otros, y también los acuerdos y leyes establecidos con los
demás individuos o pueblos, según sea el caso. Los acuerdos que
establecemos con otras personas, y las leyes que nos protegen y
obligan a todos, son pautas imprescindibles para nuestra acción y
para posibilitar la vida social.
Como el derecho a la libertad, están garantizados el derecho a la
educación, del cual tú estás haciendo uso en este momento, y el
derecho a la salud. Es decir, el gobierno tiene la obligación de cuidar
del estado óptimo de tu salud emocional y física, así como de
proporcionarte los medios para que te cuides de las enfermedades
que pudieran sobrevenirte.
El gobierno está obligado a ofrecer educación básica gratuita. Dado
que la educación que imparte el Estado es laica; es decir, que no
tiene dependencias con religión alguna, tú no necesitas pertenecer
a algún grupo religioso para recibir educación, y gozas de libertad
religiosa. En la escuela pública no se difundirán ni impugnarán
ideas con respecto a la religión.
Tienes además la libertad de expresar tus pensamientos, siempre
que no dañes a otro con esa expresión.
Puedes reunirte con tus compañeros para discutir las cosas que te
parezcan injustas o mal hechas, y actuar conjuntamente para modificarlas
si es que entre todos concluyen que tienes la razón.

Asimismo, tu libertad se manifiesta en que, a partir del lugar donde
vives —barrio, colonia, unidad habitacional, comunidad, entre
otros—, tú y tu familia podrán recorrer todo el país sin que nadie
tenga el derecho de impedirlo.
Algunas de las libertades que garantiza nuestra Constitución Política
son la de pensamiento, expresión, reunión y tránsito.
Tu derecho a la educación y tu libertad se relacionan. Por ejemplo,
tu educación te faculta para elegir con libertad el oficio o la profesión
que ejercerás cuando seas una persona mayor.
Así, podrás dedicarte, por ejemplo, a la pedagogía, la carpintería, la
albañilería, la química, la economía, el deporte o el arte. Los oficios
relacionados con la ciencia y la tecnología seguramente tendrán un
desarrollo preferencial dada su evolución en el tiempo presente,
pero todos tienen valores semejantes porque contribuyen a la formación
y a la realización del individuo en su plenitud.

Estos valores de la libertad de que hablamos son llamados por la
ley “garantías individuales”, porque garantizan las facultades que
tienes como individuo para realizar aquello que para tu bien y el de
los demás te parezca propicio.
El gobierno debe garantizar que disfrutes de los derechos y las libertades
que nuestra ley te concede. Hemos hablado de algunos
de ellos. Las autoridades que los mexicanos designaron para su servicio, y
que constituyen los órganos de gobierno, son las que tienen la obligación
de realizarlos. Por ejemplo, la escuela en que estás estudiando convierte en garantía
para ti el derecho que tienes a educarte. La autoridad que
garantiza ese derecho es la Secretaría de Educación Pública.

Los límites a nuestra conducta no son sólo externos o impuestos
por otros; también actuamos dentro de los límites que nos imponemos
nosotros mismos. Esta capacidad de moldear nuestra conducta
se llama autorregulación.
Una forma de autorregulación es pensar no sólo en lo que deseas
en un momento dado sino prever las consecuencias que una conducta
puede tener en ti, o en otras personas, tanto de inmediato
como después.
Es necesario aprender a dar cauce a tus emociones de enojo porque
éstas suelen nublar el pensamiento, e incluso conducir a faltas de
respeto y actos violentos que a nadie convienen. Al actuar y relacionarte
con los demás, piensa en las consecuencias que tiene tu
comportamiento.
Tu conducta puede tener consecuencias no sólo en las personas
que te rodean y conoces sino también en otras que no conoces y
viven lejos de ti. Por eso, es necesario pensar también en ellas.
Cuando te pones de acuerdo con otras personas, juntos ejercen su
libertad y buscan la justicia. Es por eso imprescindible respetar los
acuerdos que establezcas.
A medida que dejas la infancia, cada vez actúas con mayor responsabilidad
en tus actos, y también con mayor sentido de justicia. Eso
se llama autonomía moral.
Aunque como sociedad hemos ido avanzando hacia condiciones
de mayor justicia, en nuestro país, por desgracia, se cometen actos
de injusticia. Esto es, no se da a cada quien lo que por naturaleza o
por ley ha de pertenecerle. Así, por ejemplo, en este momento tú y
tus compañeros asisten a la escuela y se benefician de ella.
Pero hay muchísimos niños que por distintas razones están privados
de estudios, ellos son víctimas de una injusticia que es necesario
remediar. La educación faculta al ser humano para ejercer plenamente todas
sus libertades. La sociedad debe deliberar sobre esto y meditar sobre
las posibles maneras de hacer llegar la educación a todas las
personas.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...